San Pedro Sula, Honduras.

Dos de los líderes empresariales más destacados que tiene la ciudad de San Pedro Sula, Roger Valladares y Maritza Soto, compartieron con decenas de estudiantes de la Universidad Tecnológica de Honduras (UTH) sus experiencias camino a alcanzar la cima dentro del mundo de los negocios.

Maritza Soto, dueña del Grupo MacDel, relató cómo logró salir de un hogar pobre, con problemas familiares y con una limitación para culminar sus estudios profesionales a través de sus talentos y la confianza en que podía lograr sus metas y objetivos, iniciando como recepcionista hasta ser dueña de una empresa de renombre.

Soto comentó que lograr tener una empresa con presencia y reconocimiento internacional y con más 1,400 empleados no fue fácil. “Antes de MacDel tuve cinco emprendimientos fallidos, me fue mal en las ventas, con un taller de corte y confección, venta de películas y un supermercado”, sin embargo, Soto dijo que eso no la detuvo para poder lograr sus sueños.

Maritza Soto invitó a los presentes a superar los obstáculos que se les presenten para lograr sus metas.

La empresaria sampedrana invitó a los jóvenes a aprovechar el conocimiento para tener una ventaja en un mundo competitivo. “Todos nacemos con habilidades, talentos y dones para ser grandes emprendedores”, dijo a los estudiantes que escuchaban atentamente. MacDel está presente en Honduras, Panamá y Guatemala con más de 50 tiendas y un catálogo de 3,000 productos de limpieza.

Sueños.

Roger Valladares al ritmo de la canción “La vida es un carnaval” de Celia Cruz, inició su discurso con el ejemplo de la cantante cubana que a pesar de las circunstancias en que vivió con una enfermedad terminal siempre se mantuvo positiva y pidió a los jóvenes seguir su ejemplo, ya que las preocupaciones en la vida no dejan avanzar a las personas.

“Hay que estar preparados para lo bueno y para lo malo también”, comentó el empresario.

Valladares, dueño de la Universidad Tecnológica de Honduras (UTH) y de Compañías Financieras, les recomendó a los presentes que deben soñar, y establecer esos sueños como metas y anotarlas porque de lo contrario eso sueños se olvidarán.

El empresario también aconsejó a los jóvenes a ser ambiciosos, pero sin excederse porque después esa ambición se vuelve codicia y buscan maneras rápidas de hacer dinero de forma ilícita. Valladares recomendó a los jóvenes que si tienen un emprendimiento, tienen que intentar hacerlo mejor, darle algo diferente ya que esa puede ser la diferencia entre un negocio que puede ser exitoso o un fracaso. Por último, Valladares aconsejó rodearse de personas que los ayuden a crecer.