20/06/2022
12:02 AM

Más noticias

El contrabando, un delito que afecta a diferentes rubros y a todos los hondureños

Los recursos valiosos que deja de percibir el Estado por el contrabando de cigarrillos podrían invertirse en salud, educación, infraestructura y diversos programas sociales.

San Pedro Sula, Honduras.

El comercio ilícito es toda práctica o conducta prohibida por la ley, relativa a la producción, envío, recepción, posesión, distribución, venta o compra, incluida cualquier práctica o conducta destinada a facilitar esa actividad.

El comercio ilegal afecta los rubros de la medicina, cigarrillos, bebida alcohólicas, azúcar, maquillaje, perfumes y ropa, donde estos últimos se ven perjudicados por el tema de la falsificación de productos.

Así lo afirmó Gustavo Solórzano, gerente de Asesoría Legal del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), quien destacó que el Estado deja de percibir alrededor de 4.000 millones de lempiras al año por piratería y contrabando.

Estos recursos valiosos que deja de percibir el Estado podrían invertirse en salud, educación, infraestructura y diversos programas sociales.

En este sentido, los cigarrillos de contrabando son uno de los productos que más afecta a la recaudación fiscal. Solo en el 2019, el Estado perdió aproximadamente 329 millones de lempiras por evasión fiscal por comercio ilegal de este producto derivado del tabaco.

De ahí la importancia que el país cuente con una unidad anti-contrabando, ya que “entre 6 y 4 productos que se consumen en distintos sectores, son contrabandeados, afectando e impactando a las empresas”, indicó Solórzano.

En el 2019 el contrabando de cigarrillos aumentó en un 30%, lo que significa que tres de cada 10 cigarrillos consumidos en el país vienen del contrabando. Entre las marcas de cigarrillos que ingresan por contrabando están: Modern, Silver Elephant, Marshall, Golden Deer, Trident, entre otras.

“El contrabando de estos cigarrillos sigue la ruta en la mayor parte de los casos, desde China hacia México, de México a Belice, Belice a Guatemala y El Salvador, y luego a Honduras; se han detectado casos de Honduras a Nicaragua”, explicó el abogado Melvin Duarte, director de Comunicación Institucional del Poder Judicial.

El narcotráfico, la falsificación y la piratería representan el mayor valor económico de todas las formas de comercio ilícito.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) informa que la falsificación y la piratería solo en el comercio internacional ha aumentado de $250 mil millones anuales en 2007 a más de $461 mil millones en 2013, un aumento de más del 80% en menos de 5 años, y representa más del 2,5% del comercio mundial.

La piratería y la falsificación generalizadas desvían los ingresos fiscales potenciales a los actores de la 'economía subterránea', al tiempo que ponen en riesgo tanto la economía como la salud y la seguridad de los consumidores.

Industria farmacéutica

El comercio ilícito de productos farmacéuticos falsificados es una industria de $200 mil millones por año que tiene un impacto negativo directo en la salud y la seguridad de los consumidores, según la Alianza Transnacional para Combatir el Comercio Ilícito (TRACIT, por sus siglas en inglés).

Pero además, aumenta los costos de atención médica del gobierno, así como los costos asociados con la regulación y aplicación.

Para la industria farmacéutica, el comercio ilícito de medicamentos falsificados genera pérdidas de ventas e ingresos, responsabilidad y daños a la reputación, y costos asociados con la necesidad de aumentar la seguridad y adoptar nuevas formas de rastrear sus productos legítimos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la proporción de medicamentos falsificados en el mercado varía de menos del 1% de las ventas totales en los países desarrollados a más del 10% de las ventas totales en los países en desarrollo.