19/05/2024
12:00 AM

Advierten sobre estancamiento en economía de Latam

  • 15 abril 2024 /

Expertos señalan que un escenario global adverso, con interrupciones en el transporte y el fenómeno de El Niño, podría perjudicar aún más las perspectivas regionales.

Tegucigalpa

En un contexto global marcado por la escalada de tensiones geopolíticas en Oriente Medio, el Banco Mundial (BM) ha advertido sobre un posible estancamiento de la economía de Latinoamérica y el Caribe.

En su reciente informe, “Competencia: ¿el ingrediente que falta para crecer?”, especialistas del BM exponen que la región “ha llegado a una coyuntura crítica”, ya que, si bien en las últimas décadas ha logrado avances en la estabilización económica, el crecimiento se ha estancado.

Motivo por el que consideran que “se necesitan medidas urgentes para revertir el rumbo”, destacando la importancia de las políticas e instituciones de competencia para crear estrategias con impacto.

De acuerdo con el Banco Mundial, el PIB regional se expandirá un 1,6% en 2024, y se espera un crecimiento de 2,7% y 2,6% para 2025 y 2026. Los expertos señalan que estas tasas son “las más bajas en comparación con las demás regiones del mundo e insuficientes para impulsar la prosperidad”.

De acuerdo con economistas del Banco Mundial, la persistencia de tasas de crecimiento bajas, insuficientes para reducir la pobreza o agilizar la movilidad socioeconómica es un problema de gran urgencia en la región.

Para Felipe Jaramillo, vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, “el bajo nivel de crecimiento, de manera sostenida, no es solo una estadística sino una barrera para el desarrollo”.

Explicó que esto se traduce en servicios públicos reducidos, menos oportunidades de empleo, salarios deprimidos, mayor pobreza y desigualdad.

“Cuando las economías se estancan, el potencial de su gente se ve limitado. Debemos actuar con decisión para romper este ciclo”, dijo.

Acerca de los factores que han influido en el estancamiento, enumeró los bajos niveles de inversión y consumo interno, altas tasas de interés, la caída de precios de materias primas y la incertidumbre en las perspectivas de socios como Estados Unidos, China y Europa.

Agregó que “un escenario global adverso, marcado por tensiones geopolíticas, interrupciones en el transporte a través del Canal de Suez y el fenómeno de El Niño, podría perjudicar aún más las perspectivas regionales”.

Por su parte, William Maloney, economista jefe para América Latina, expresó que a medida retrocede el impacto de la pandemia, las tasas de crecimiento de la región vuelven a los niveles de la década de 2010, mostrando que no se han abordado los problemas persistentes que bloquean su potencial.

Entre estos problemas figuran los bajos niveles de educación, infraestructura deficiente y altos costos de inversión.

Subrayó que la región necesita una agenda que impulse el crecimiento y aborde seriamente estas brechas. “De lo contrario, quedará estancada y no podrá atraer inversiones ni aprovechar nuevas oportunidades, como la relocalización de industrias o la economía baja en carbono”.

El estudio del BM encontró que en el ámbito empresarial de la región existe un contraste marcado entre unas pocas grandes empresas que dominan los mercados y numerosas empresas pequeñas.

Y, que pese a que muchos países cuentan con agencias y leyes de competencia, su aplicación es débil, creando un ciclo en el que un puñado de grandes empresas dominan e influyen en los mercados, y tienen pocos estímulos para innovar.

Al respecto, proponen fortalecer las agencias de competencia, ya que “ las agencias de competencia efectivas tienen un impacto positivo en la productividad, ventas y los salarios”.

También proponen apoyar políticas de innovación, ya que las empresas deben estar preparadas para una mayor competencia, tanto nacional como internacional.

Así como potenciar la capacidad dirigencial, debido a que mejorar los conocimientos de gestión ayudará a las empresas a responder a los mercados, identificar nuevas oportunidades, desarrollar planes de negocios y estimular a los trabajadores.

Los expertos señalan que se necesita una fuerte agenda de reformas y la búsqueda activa de inversores potenciales, si la región pretende subirse a la ola del nearshoring y aprovechar la transición verde.