12/04/2024
08:07 PM

BID señala retos y oportunidades para Latinoamérica en 2024

El organismo multilateral considera que la inversión extranjera directa es crucial para que la región supere los retos de productividad y crecimiento económico

San Pedro Sula, Honduras.

En un panorama económico global marcado por las tensiones geopolíticas y comerciales, que afectan a la cadena logística, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) destacó el papel clave que los países de Latinoamérica y el Caribe pueden jugar para encontrar soluciones innovadoras y estratégicas.

En su informe “¿Listos para despegar?”, publicado el 11 de marzo y cuyos principales hallazgos se compartirán este jueves en Washington, el organismo señala la importancia de aprovechar la estabilidad alcanzada en 2023 y las proyecciones de 2024, para impulsar el crecimiento en la región.

Puede leer: “Estamos listos para iniciar un diálogo sincero y productivo”: Anabel Gallardo

De acuerdo con Eric Parrado, economista jefe y gerente del Departamento de Investigación del BID, este informe macroeconómico aborda los principales retos a los que se enfrenta la región este año en el ámbito monetario, fiscal y financiero.

Entre estos retos, Parrado destacó la baja productividad, “que requiere una solución urgente para superar su crecimiento de largo plazo, que oscila en un bajo 2%”, insuficiente para atender las crecientes demandas.

En ese sentido, considera que para abordar estos problemas se requieren reformas integrales para mitigar diversos riesgos y promover un contexto seguro para las inversiones privadas a largo plazo.

Al respecto, el informe indica que para aumentar la productividad los gobiernos pueden adoptar políticas para favorecer a ciertos sectores o empresas.

Además: Banhprovi otorgó L702 millones en créditos a febrero

También subraya que en comparación con economías desarrolladas, los países de la región tienen más empresas pequeñas, por lo que recomienda a los gobiernos promover la formalización y garantizar que su regulación no asfixie el crecimiento de las empresas.

Además, sugiere trabajar para proporcionar la infraestructura necesaria de puertos y aeropuertos para facilitar el comercio y el acceso a los mercados globales.

Otros retos que enfrenta Latinoamérica son la falta de oportunidades laborales para las mujeres en el sector formal y que, pese a la reducción en los índices de pobreza, continúa siendo una de las regiones con más desigualdades.

Quizá le interese: Exportación de prendas de vestir a Estados Unidos crece en un 22.4%

En materia de crecimiento, analistas anticipan un modesto crecimiento de 1,6%, debido a factores como un menor crecimiento global, altas tasas de interés, precios estables de las materias primas, la consolidación fiscal progresiva y niveles de deuda altos.

En cuanto a las noticias positivas, el texto celebra el gran potencial que tiene América Latina y el Caribe para contribuir a la transición energética.

Así como las oportunidades que se están abriendo para el comercio, debido a las tensiones entre Rusia y Ucrania, Medio Oriente y las tensiones comerciales entre China y EUA.

El informe explica que estos conflictos han llevado a las empresas a ajustar sus localizaciones de producción y patrones de suministro para gestionar las incertidumbres.

Para el caso, el Gobierno de Estados Unidos está empleando esfuerzos para desplazar la producción a regiones más cercanas y alejarla de China.

Y es precisamente la proximidad a los mercados de Estados Unidos y Canadá, así como su fuerza laboral joven y bajos costos de transporte lo que vuelve a la región más atractiva.

Para hacerle frente a los retos y aprovechar las oportunidades en la región, el informe propone una estrecha colaboración entre el sector público y privado, destacando el rol crucial que desempeña la Inversión Extranjera Directa (IED).

Sobre este punto, detalla que la región está experimentando un crecimiento de IED, que prioriza la reducción de riesgos asociados con cadenas globales de valor.

Además, subraya que países que exportan bienes intermedios impulsados por inversión extranjera, como el cable aislado que se produce en Honduras, tienen mayores posibilidades de aprovechar esta oportunidad.