Más noticias

Gestionando la responsabilidad social en la empresa

Elena Quiroz es directora de Desarrollo Empresarial de la Fundación Hondureña de Responsabilidad Social Empresarial (Fundahrse)

Elena Quiroz, directora de Desarrollo Empresarial de Fundahrse.
Elena Quiroz, directora de Desarrollo Empresarial de Fundahrse.

San Pedro Sula, Honduras

Cuando la empresa se compromete a ser socialmente responsable, toma una decisión estratégica, por lo que debe involucrar de forma transversal a todas las áreas de la gestión empresarial.

La gestión de la responsabilidad social requiere tomar en cuenta ciertos elementos que son esenciales para aquellas empresas que adoptan la Responsabilidad Social (RS) como parte de su estrategia.

Conocer la situación actual de la empresa es fundamental como primer paso.

Tener una línea base es necesario para conocer los riesgos y los impactos que afectan a la empresa, a los colaboradores y demás partes interesadas.

Un aspecto no negociable es la revisión del cumplimiento legal, saber si la empresa está cumpliendo con las leyes nacionales e internacionales que aplican a su sector de negocio, esto es clave para una empresa que desea ser reconocida como socialmente responsable, pues cumplir con la ley es su primera responsabilidad y tiene que ver con su gobernanza y comportamiento ético.

Se recomienda realizar un diagnóstico exhaustivo del cumplimento legal, financiero, fiscal, laboral, ambiental, derechos humanos, higiene, salud y seguridad, entre otros.

Saber la percepción que tienen las partes interesadas sobre la empresa y el tipo de relación que existe con cada una de ellas, es otro elemento que no se debe descuidar para el éxito en la gestión de la RS. Cada parte interesada tiene necesidades, preocupaciones y expectativas diferentes que la empresa debe conocer a través de diversos mecanismos de diálogo, comunicación y relacionamiento, para dar respuesta y tratamiento adecuado a cada parte interesada y a cada situación.

Contar con una política de RS también es esencial, esta debe estar alineada a la misión, visión y valores corporativos. Debe definir los pilares en los cuales se fundamenta la estrategia de responsabilidad social de la empresa. El código de ética, por su parte, tiene gran importancia para la gestión socialmente responsable. Este documento establece las pautas de las relaciones y el comportamiento correcto de los directivos, colaboradores y demás partes interesadas.

Una vez que la empresa ha identificado y definido lo anterior, debe diseñar un plan de acción donde se establezca los objetivos, metas y acciones que le permitan avanzar en su proceso de implantación de la RS.

El monitoreo es clave, la empresa debe establecer indicadores económicos, sociales y ambientales que le permitan medir y evaluar su desempeño socialmente responsable.

Finalmente, las partes interesadas deben conocer el progreso de la empresa en la gestión de la RS. Socializar los resultados e impactos generados, buscar los canales más apropiados, generar diálogo y permitir la retroalimentación, es parte de este proceso. Nada de lo anterior será posible, ni la gestión será sostenible, si no se cuenta con el convencimiento, el compromiso y la participación de la alta dirección.