TEMAS DESTACADOS:

San Pedro Sula, Honduras

Soñar de niño con convertirse en un programador de videojuegos era de la misma línea de aspirar a ser una estrella del rock o actor de Hollywood.

En Honduras, la posibilidad de crear aplicaciones o juegos móviles para un negocio rentable dejó de ser una fantasía desde que la primera academia de desarrollo de este tipo inició sus operaciones en mayo del año pasado.

La premisa de MediaCity Labs es de hacer de sus estudiantes unos profesionales de la industria del entretenimiento digital.

El sábado 21 de enero comenzarán en Tegucigalpa y por primera vez en San Pedro Sula el curso de desarrollo profesional de videojuegos, del que sus asistentes no necesitan tener ningún conocimiento de la programación.

Duración de clases
El curso inicia el 21 de enero, con duración de 20 horas distribuidas en cinco semanas y en horario de las 9:00 am a 12:00 pm.

“He tenido mucho éxito crítico y comercial con los videojuegos y en ese mismo interés de promover la industria que hasta ahora está muy subdesarrollada”, menciona Homero Rojas, socio fundador de MediaCity Labs.

Abogado de profesión, Rojas descubrió que su vocación era la innovación. En la actualidad es un integrante activo en la comunidad emprendedora y tecnológica del país a través de su empresa MediaCity Games, de la que ha exportado sus videojuegos móviles a más de 130 países.

“Quise llenar el vacío de esa oferta de formación y hacer una propuesta que no existía hasta ahora en el país, que es enseñar a desarrollar videojuegos”, detalla Homero sobre la creación de esta academia que a la fecha registra cuatro cursos en Tegucigalpa con más de 100 estudiantes.

De la mano de los emprendedores Grace Sarmiento y Gustavo Flores, el proyecto iniciará en San Pedro Sula.

Sobre el éxito de la empresa de videojuegos MediaCity Games, Rojas asegura que empezó a desarrollar aplicaciones en el momento justo, cuando las plataformas móviles eran esquemas emergentes que venían surgiendo, más o menos en 2011.

“Muchas tecnologías son vigentes y este es el momento en el que hay que trabajar en ellas, por ejemplo, la realidad virtual, la realidad aumentada, la Internet de las Cosas y la robótica. Queremos llevar esa oferta al mercado para que la gente pueda acceder a formación técnica”, agrega Rojas.

La metodología implementada en la academia está compuesta de 20 lecciones, incluyendo tres talleres adonde los estudiantes crearán dos juegos y una aplicación.