Diversidad en exportaciones contrarresta efecto de crisis en Honduras

<p>Una oferta de productos más amplia y la apertura de nuevos mercados apalancan la economía hondureña.</p>

/

Una oferta exportadora más diversificada le ha permitido a Honduras contrarrestar -o al menos minimizar- los efectos de la crisis económica mundial y evitar que estos sean peores.

Las cifras macroeconómicas y de producción muestran que pese a que el país no presenta una alta inversión y que los índices de desempleo siguen siendo altos, los números se mantienen en terreno positivo, registrando incluso leves incrementos durante el último año.

El informe de comercio exterior en el que el BCH (Banco Central de Honduras) publica las cifras comerciales del país hasta el primer semestre de 2011 muestran que entre enero y junio del año pasado, el volumen exportador fue de 2,320.1 millones de dólares (L45,938 millones), lo que representaba un incremento de 801.1 millones de dólares (15,877.8 millones) con respecto al mismo período del 2010.

Un año después, la cifra se incrementó en 138.8 millones de dólares, registrando un saldo de 2,464.4 millones (L48,844.4 millones), por lo que la tendencia positiva se mantiene.

Diversificación

Belinda Flores, decana de la Facultad de Economía de la Unah (Universidad Nacional Autónoma de Honduras), explica que uno de los factores que ha impedido un efecto más severo de la crisis puede atribuirse al hecho de que los exportadores hondureños han sabido diversificar su oferta de productos.

“Vemos la exportación de productos no tradicionales como la tilapia, los camarones y vegetales frescos, que se ha estado fomentando mucho su producción, al grado que Honduras ha logrado posicionarse como exportador de estos productos y eso le ha ayudado con la balanza comercial; en eso ha estado sustentándose la economía en los últimos dos o tres años”, razona la economista.

Efectivamente, los productores de tilapia, melón y vegetales orientales han proyectado un crecimiento en sus exportaciones y prevén cerrar el año con números verdes.

No pueden ignorarse, sin embargo, los buenos resultados que han obtenido productos tradicionales como el café, que si bien en fechas más recientes ha registrado una disminución de precios, esta se ha visto compensada por una mayor demanda internacional.

“Honduras es más competitivo en precio, por eso no nos ha afectado la crisis en Europa, nuestro principal mercado”, comenta Omar Acosta, presidente de la Adecafeh (Asociación de Exportadores de Café de Honduras), quien además apunta hacia otro factor de diversificación que contribuye a mantener las cifras en el lado positivo: la apertura de nuevos mercados. “El mercado asiático es un mercado que está creciendo y es como el primer objetivo, y también el sudamericano, ahí puede estar el crecimiento”, dice Acosta.

En la misma línea se expresa Guillemo Matamoros, economista y gerente regional de la AHM (Asociación Hondureña de Maquiladores), al señalar que “las locomotoras de la economía mundial no son los países desarrollados sino los países emergentes; hay que ver a Asia, porque en los países desarrollados no se ven muchas posibilidades de éxito”, apunta el ejecutivo.

La industria textil y de confección estima cerrar este año con 3 mil millones de dólares en exportaciones, una cifra similar a la de 2011, principalmente en facturación hacia los Estados Unidos. La maquila, además, ha mostrado una recuperación de empleos y zonas industriales ocupadas.

Crecimiento insuficiente

A pesar de lo anterior, el país no se ha librado del todo de los efectos de la crisis, y aunque mantiene un leve crecimiento, no es suficiente como para que se refleje en mejores condiciones de vida para la población.

“Para que veamos un impacto positivo del crecimiento económico tendríamos que estar creciendo entre 5 y 6% como mínimo, iniciando un despegue en esos niveles para ver las ventajas de ese crecimiento”, indica Flores.

Jorge Interiano, presidente regional del Colegio Hondureño de Economistas, observa que “no es lo mismo crecimiento económico que desarrollo económico”, porque mientras el primero se refiere únicamente a las cifras de los indicadores económicos, el segundo se refiere a una mejora en el nivel de vida de la población.

“Es bastante fuerte el impacto de la crisis porque se palpa la falta de inversión o no se da en la cantidad suficiente para mejorar la situación de los hondureños. Por eso, aunque las exportaciones aumenten, solo lo hacen en cantidad suficiente para reflejar índices macroeconómicos positivos”, concluyó el analista.

Ver más noticias sobre Honduras

La Prensa