Más noticias

Regulación de trabajos digitales, el nuevo reto de Latinoamérica

La Cepal presentó el informe Coyuntura laboral en América Latina y el Caribe, en el que recomendó avanzar en la definición del estatus de los nuevos trabajadores.

Los jornaleros digitales no están obligados a trabajar con una sola empresa.
Los jornaleros digitales no están obligados a trabajar con una sola empresa.

San Pedro Sula, Honduras

La llegada de nuevas tecnologías a los mercados de producción y su impacto sobre las relaciones laborales ha provocado debates tanto a nivel mundial como en Latinoamérica.

La Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (Cepal) presentó este mes su informe “Coyuntura laboral en América Latina y el Caribe:

El futuro del trabajo en América Latina y el Caribe: antiguas y nuevas formas de empleo y los desafíos para la regulación laboral” adonde señaló que debido a la transformación y evolución laboral han surgido nuevos desafíos que requieren nuevas regulaciones para los trabajadores llamados jornaleros digitales.

Dato
Esta modalidad de empleo flexible está tomando fuerza en Honduras y otros países de Centroamérica

Estos jornaleros, según la Cepal, son los que se ubican en el límite entre el trabajo asalariado y el trabajo independiente, donde los mismos comparten muchos rasgos con los jornaleros típicos.

El informe detalla que a nivel global las ocupaciones basadas en tareas rutinarias han perdido 0.6% en la estructura organizacional, mientras que las ocupaciones basadas en tareas cognitivas no rutinarias se incrementaron 0.4% en los últimos 20 años.

Según cifras de la Organización Mundial del Trabajo (OIT), entre 1995 y 2015 Honduras elevó un 0.7% las ocupaciones de alta cualificación, mientras que las ocupaciones de cualificaciones media y baja bajaron 0.6% y 0.1%, respectivamente.

Sin embargo, la Cepal señala que el incremento de estos nuevos trabajos no se traduce en una mejora de la calidad del empleo.

Para identificar a los jornaleros digitales el informe enumeró tres características; la primera es que no se trabaja una jornada completa, sino que varía según el día; en segundo lugar, el trabajo realizado mediante una plataforma no es de carácter exclusivo, o sea que se puede dedicar a otras plataformas; y en tercer lugar, los trabajadores disponen de un capital de trabajo en su computadora, celular o medio de transporte que utiliza para ponerse en contacto con la plataforma y proporcionar un servicio.

Ante la falta de claridad si existe una relación laboral, la Cepal manifiesta que urge garantizar la dignidad de las personas que trabajan en plataformas, de manera que realmente tengan opciones de flexibilidad y control de su horario, ya que hay algunas plataformas que utilizan algoritmos para controlar la eficiencia y disponibilidad de los “colaboradores”.

Airbnb
Es una empresa dedicada a la oferta de alojamiento a través de una plataforma que funciona en siete países

“Recomendamos que se adopten medidas de reglamentación apropiadas que establezcan un número mínimo de horas garantizadas y previsibles”, señala la Cepal, y avanzar en la definición básica del estatus legal de los trabajadores para determinar con qué derechos laborales cuentan y quién tiene la responsabilidad de velar por el cumplimiento de estos derechos.

Un ejemplo de estos trabajos es Uber Technologies presente en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México y Uruguay.