Más noticias

Con apoyo del BID impulsarán la economía naranja en Honduras

El sector incluye cine, diseño, arquitectura, cultura, moda, música y videojuegos, por lo cual respaldarán el talento

Un grupo de jóvenes prueba lo visores en una exposición de Samsung en Tegucigalpa.
Un grupo de jóvenes prueba lo visores en una exposición de Samsung en Tegucigalpa.

Tegucigalpa, Honduras

La creatividad de los hondureños puede contribuir más a la economía.

Incluso, esta industria creativa y cultural podría convertirse en uno de los principales activos económicos de la región, conforme al Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Esta industria es conocida como la economía naranja, cuyas actividades van desde la arquitectura, las artes visuales y escénicas, artesanías, pasando por el cine, el diseño y hasta se alcanza a cubrir el cine, la música, la moda y los juguetes.

Origen del concepto
Aparece en 2013, cuando el BID lanzó el libro sobre economía creativa y cultural: “La economía naranja: una oportunidad infinita”.

Con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Gobierno hondureño pondrá en marcha un plan para respaldar e impulsar a los hondureños dedicados a actividades que tienen su origen en la creatividad, la habilidad y el talento individual. Para ello, el presidente Juan Orlando Hernández y el representante del BID en Honduras, Eduardo Almeida, socializaron la propuesta con creativos, artistas y miembros de la industria turística, tecnológica, cultural, entre otros sectores, a fin de darles a conocer los beneficios de este proyecto, el cual esperan poner en práctica a nivel nacional. También se tendrá el apoyo del mandatario colombiano, Iván Duque, uno de los principales promotores de este modelo económico, junto con el economista Felipe Buitrago y ahora asesor del Gobierno de ese país.

Con este plan se les dará acompañamiento y espacios adecuados para la creación, producción y exhibición a los sectores en entornos comunes que les permitan relacionarse y funcionar como distritos creativos.

De acuerdo con la firma consultora Oxford Economics, si la economía naranja fuera un país sería la cuarta economía mundial con 4.29 billones de dólares, después de Japón ($5.90), China ($7.32) y Estados Unidos (14.99).