Madrid, España.

Los presidentes del Real Madrid, Florentino Pérez, y París Saint-Germain, Nasser Al-Khelaïfi, acudieron a la comida de directivas previa al duelo de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones en el restaurante madrileño Zalacaín, donde se respiró cordialidad a menos de cinco horas para el partido con el francés Kylian Mbappé como gran protagonista.

De la comida convertida en aperitivo de París, que no llegó a 40 minutos de duración, se pasó a un encuentro más calmado en la capital de España antes del partido de vuelta.

Florentino Pérez quiso tener un gesto que fue bien acogido por la delegación del PSG, al recuperar las comidas de directivas que el Real Madrid había eliminado desde que se inició la pandemia.

El lugar elegido fue el restaurante Zalacaín, pionero en España por alcanzar las tres estrellas Michelín, que reabrió sus puertas en julio del pasado año. El presidente del Real Madrid llegó con quince minutos de adelanto a la hora programada y Al-Khelaïfi también fue puntual. Al encuentro acudieron Emilio Butragueño, director de relaciones institucionales del Real Madrid, y Leonardo, director deportivo del PSG, entre otras personalidades.

Ensalada de langosta de primero, lubina con tomate triturado o solomillo con salaa bearnesa de segundo, fue el menú entre ambos presidentes.

El Diario Marca señala que luego llegó el momento del intercambio de regalos. Por parte del Madrid, una camiseta del equipo blanco con la fecha del partido. Por parte del PSG: una maqueta de la Torre Eiffel.

Pese a las tensiones surgidas por la situación de Mbappé y su deseo frustrado de fichar por el Real Madrid el pasado verano, sumado a la situación de la Superliga, tras hora y cuarenta minutos de comida Florentino Pérez y Al-Khelaïfi abandonaron juntos el restaurante, se dejaron fotografiar en una instantánea que muestra el regreso de la cordialidad tras los acontecimientos de la ida en París.