Barcelona, España.

El FC Barcelona pudo inscribir en la Liga Española este viernes, previa de su estreno liguero, a todos sus fichajes más los renovados Sergi Roberto y Ousmane Dembélé salvo a Jules Kounde, una operación en tromba para tener el equipo listo contra el Rayo Vallecano.

El runrún fue más ruido que nueces porque, a la hora de la verdad, el Barça hizo la inscripción que tanto se ponía en duda y Xavi Hernández podrá contar con prácticamente todos sus refuerzos. El propio técnico culé ya avanzó su optimismo en rueda de prensa.

“Todo el club somos muy positivos. Acaban de anunciar la cuarta de las famosas ‘palancas’. Mañana saldremos adelante, quizás no en el cien por cien, pero lo veremos mañana. Tenemos tiempo hasta dos horas antes del partido, somos optimistas”, dijo Xavi.

No hizo falta forzar tanto y este viernes por la noche en la web de LaLiga aparecían ya inscritos Robert Lewandowski, Franck Kessié, Raphinha, Andreas Christensen, Sergi Roberto y Ousmane Dembélé en la plantilla culé, por lo que estarán disponibles desde el primer partido de la Liga Española este sábado ante el Rayo Vallecano (1:00 PM) en el Camp Nou.

A primera hora, el cuadro azulgrana activó esa cuarta palanca para la venta de un 24,5 por ciento de Barça Studios, la productora multimedia y audiovisual del club, a la empresa Orpheus Media por un total de 100 millones de euros. Además, el conjunto azulgrana necesita vender activos o rebajar la masa salarial.

Y es que el Barça no solo tiene pendiente inscribir al ex del Sevilla, Jules Koundé, sino que aún no da por cerrada la plantilla, y espera la contratación de más refuerzos, sonando con fuerza el internacional español Marcos Alonso, quien está fuera ya de la dinámica del Chelsea con permiso para negociar.

Koundé, que se unió al Barcelona a finales de julio por cinco años, podrá ser registrado si el club libera masa salarial. “En los próximos días, jugadores del plantel tendrán que salir”, explicó el diario Marca.

Con esas salidas, el Barcelona podrá cumplir con los requisitos para respetar los límites salariales.