San Pedro Sula, Honduras.

El delantero del Real España, Bryan Róchez, volvió a ser el alumno distinguido del clásico sampedrano, luego de aportar un doblete en el triunfo 3-2 sobre el vecino Marathón en el estadio Morazán.

El azote de los verdolagas (7 goles), castigó primero al 50’ tras un buen control de la pelota y un zurdazo potente. En el segundo con un cabezazo bien dibujado en el último suspiro del encuentro.

“Se lo dedico a mi familia, a mi novia, a mi hijo y a toda esta afición que no para de apoyarnos”, manifestó mientras era ovacionado por los aficionados de La Máquina.

Al consultársele sobre la leyenda que mostró en su camiseta después de su primera anotación. Róchez dijo: “Fuimos a visitar a la Fundación Niños con Cáncer y todo esto va para ellos”.

Róchez, anotador del gol del triunfo ante los esmeraldas, señaló que este doblete “es una sensación increíble”. Sin embargo, valoró el desempeño de su equipo durante el partido.

“Es un clásico. Íbamos ganando 2 a 0, nos empataron, que no era lo que esperábamos, pero al final sacamos el resultado que buscábamos y eso siempre será bueno”, aseguró.

No obstante, a su juicio, “lo importante es que ganamos y que seguimos ahí en el primer lugar, que era lo que queríamos”.

El ariete, que viajará hoy con la Selección hacia Estados Unidos para disputar la Copa Uncaf, cerró diciendo que “los últimos minutos (del juego) fueron fundamentales. Ellos no supieron aprovechar el hombre de más que tenían y nosotros hicimos todo lo contrario”, concluyó.