Bayern Múnich se consagra campeón de Alemania por octava vez consecutiva

El club bávaro se impuso 0-1 al Werder Bremen y conquistó el título de la Bundesliga.

Jugadores del Bayern Múnich celebraron la obtención del título. Foto EFE.
Jugadores del Bayern Múnich celebraron la obtención del título. Foto EFE.

Múnich, Alemania.

El Bayern Múnich se proclamó campeón de la Bundesliga por 30ª ocasión en su historia, y octava consecutiva, tras imponerse este martes al Werder Bremen por 1-0, conviertiéndose el campeonato alemán en el primero en decidirse tras la reanudación por la pandemia del nuevo coronavirus.

El club bávaro se impuso en Bremen gracias a un solitario gol del polaco Robert Lewandowski antes del descanso (43) y suma tres puntos que le colocan con una ventaja de 10 sobre el Borussia Dortmund, con sólo tres partidos por disputar.

El delantero polaco sumó su gol 31 en Bundesliga esta temporada en una bonita acción, parando con el pecho un pase de Jerome Boateng y rematando a la media vuelta de volea.

El Bayern acabó en inferioridad, por la expulsión en el minuto 79 del defensa canadiense Alphonso Davies por doble cartulina amarilla, pero con siete victorias en otros tantos partidos tras la reanudación del campeonato en mayo, nada parecía poder detener a los bávaros.

Con 76 puntos, el Borussia Dortmund, segundo con 66, ya no puede dar caza al líder, al quedarle sólo tres partidos por disputar (9 puntos), el primero de ellos el miércoles ante el Maguncia.

Antes, el Borussia Mönchengladbach, pese a la ausencia de sus dos delanteros estrella, los franceses Pléa y Thuram, derrotó por 3-0 al Wolfsburgo y se mete provisionalmente en la zona 'Champions' (4º).

La temporada

Fue una temporada con muchos altibajos -con el cese de un entrenador incluido- pero en la que en la parte final los bávaros no dejaron espacio para dudas y lograron prolongar su hegemonía.

El desarrollo de la primera parte del torneo pareció darle la razón a los escépticos. En la décima jornada el Bayern había encajado un 5-1 ante el Eintracht Fráncfort, que había precipitado la destitución de Niko Kovac.

Flick asumió entonces el cargo, primero como interino, y el equipo tuvo una gran reacción al derrotar en la siguiente jornada por 4-0 al Dortmund.

La segunda victoria de la era Flick en la Bundesliga fue ante el Fortuna Düsseldorf a domicilio, por 0-4.

Se habló entonces de que los rivales le habían perdido el respeto al Bayern y de que -pese a los síntomas de recuperación con la llegada de Flick- la goleada encajada ante el Eintracht seguía afectando al equipo.

Sin embargo, pese a las derrotas, después se vio con claridad que Flick había vuelto a unir al vestuario.

Además logró que Thomas Müller volviera a ser uno de los motores del equipo desde el centro del campo y tomó algunas decisiones que resultaron providenciales como el trasladar a Joshua Kimmich al centro del campo o convertir a Alphonso Davies en lateral izquierdo.

Después, el Bayern no volvió a perder, solo cedió puntos en un empate sin goles ante el Leipzig cuando ya era líder, y de victoria en victoria fue recortando terreno.

El Bayern asumió el liderato a falta de 14 jornadas para que terminase la Bundesliga y no lo volvió a soltar.

El parón forzado por la pandemia del coronavirus tampoco afectó a los bávaros que, tras el regreso, siguieron sumando sus partidos por victorias.

Ante el Bremen todo quedó consumado. Ahora al Bayern de Flick le queda la final de la Copa de Alemania, que jugará el 4 de julio contra el Leverkusen, y lo que queda de la Liga de Campeones en la que ha ganado en esta temporada todos los partidos que ha disputado.

La Prensa