Más noticias

El arreglo de pago que le ofrece Marathón a Mario Berríos para saldar la deuda

El excapitán verdolaga interpuso una millonaria demanda contra Marathón y responde Orinson Amaya.

Orinson Amaya está intentando solventar la deuda del club con Mario Berríos.
Orinson Amaya está intentando solventar la deuda del club con Mario Berríos.

San Pedro Sula, Honduras.

Orinson Amaya, presidente de Marathón, habló para la Radio Internacional del polémico caso de la demanda que ha interpuesto Mario Berríos contra el club verdolaga ante el TNAF y en el cual aunque no la haya buscado, el mandamás esmeralda se ha visto involucrado.

Berríos, desde octubre del año pasado, ha exigido al Marathón el pago de la deuda. Tras no llegar a un acuerdo de pago, pues según manifestó el máximo jerarca verdolaga al excapitán le ofrecieron pagarle una cuota de 50 mil lempiras mensuales, pero el exjugador no aceptó tal arreglo de pago.

“Hay que dejarlo claro. Esa deuda es extrafutbolística, no es de salarios atrasados que se le adeudan a Mario Berríos. Esa es una deuda de una transacción que hizo con Yankel Rosenthal cuando él era el presidente. Con un grupo de dirigentes creímos en que había esa deuda pero hasta este momento no nos presentaron ningún tipo de documentos que nos dijera que existe esa deuda. De igual forma tratamos de llegar a un acuerdo y hacerle pagos mensuales”, aseguró Amaya.

El directivo contó que pese a los problemas económicos que ha tenido el equipo hubo un tiempo que abonaron a la deuda, pero de repente se cayó en un bache financiero y ya no pudieron hacerlo, pero ahora le han ofrecido un acuerdo de pago que ha sido rechazado.

Berrios0.7(800x600)
Orinson Amaya ha intentado llegar a un acuerdo de arreglos de pago con Mario Berríos.

"Con tantos problemas económicos que hemos tenido, aún así, ganando un salario Mario Berríos también se le estuvo pagando una cuota mensual. Lamentablemente al finalizar el año pasado tuvimos un bache económico que nos hizo no poder seguir cumpliendo con él mensualmente, pero esa es una deuda que existe con el ex presidente Yankel Rosenthal sobre unos terrenos que me gustaría que se explicaran. No es algo que Marathón en mi gestión tiene pendiente", contó.

Y agregó: "Él (Berríos) tiene un representante legal que es Astor Henríquez, entonces de acuerdo a la capacidad económica que nosotros tenemos estamos dispuestos a pagarles 50 mil lempiras mensuales y haciendo un esfuerzo grande. Astor cree que somos un equipo que tenemos suficiente dinero y quiere que paguemos 100 mil lempiras mensuales, cosa que no es así, si nos obligan a eso estarían haciendo que el equipo no compita".

Amaya afirmó que Berríos vio a Yankel en Estados Unidos y se pregunta “¿por qué en ese momento no le cobró o no trató de aclarar esa situación que tenía de deuda con él?, sino que esperan a que venga el siguiente para cobrar”.

¿DE DÓNDE PROCEDE LA DEUDA?

El presidente del Marathón detalló de dónde procede la deuda con Mario Berríos. "Fueron de unos terrenos. Yankel tenía una lotificadora, les pagaba con terrenos. No sé qué problema hubo que no les entregó unas escrituras. Lo más fácil es cobrar a través de Marathón".

Berrios Yankel0(800x600)
Mario Berríos visitó a Yankel Rosenthal en Estados Unidos.

La parte demandante está a la espera de la resolución del TNAF, que al momento que ponga fecha, el Marathón tendrá 15 días para ejercer el pago correspondiente al exjugador.

"Ellos nos hicieron una solicitud, es que medio miran el estadio lleno y creen que Marathón ya tiene dinero para solventar todos los problemas. Durante mi gestión hasta los muertos han cobrado, es increíble que no puede venir una persona a hacer bien su trabajo porque todo el mundo se ha querido aprovechar de la situación de Marathón", declaró Amaya.

"Mario tiene que saber realmente que nosotros somos personas de palabras y que en su momento hemos ido tratando de solventar su problema pero no es posible que nos haga una propuesta el abogado que tiene, Astor Henríquez, que prácticamente quería que se le pagara todo lo que tiene", concluyó Orinson.