Dermaplaning, el afeitado femenino facial

Las europeas se apuntan a la moda de la maquinilla para exfoliarse el cutis y dejarlo libre de arrugas

El "afeitado femenino facial" ha sido considerado algo así como un sacrilegio inaceptable en los manuales de belleza; sin embargo en la actualidad se se ha vuelto toda una tendencia.

El 'dermaplaning' o el afeitado total de cara y cuello para lucir una piel más suave, luminosa y con menos arrugas, tipo geisha, se ha puesto de moda en el viejo de continente. Una técnica bien conocida por las mujeres de Japón y EEUU desde los 70.

Mientras los hombres rasuran la parte de su cara donde les crece el vello más grueso, desde hace tiempo en algunos salones de belleza japoneses las las mujeres se deshacen de todo su vello facial.

Ventajas y riesgos

La técnica del afeitado, que tiene las ventajas de un peeling químico o una dermoabrasión, resulta más económica que un tratamiento convencional, y, además, cualquiera se lo puede hacer en casa. Basta con mirar las decenas de tutoriales de Youtube.

"Desde un punto de vista de antienvejecimiento, el afeitado tiene un cierto efecto, es como una forma leve de microdermoabrasión, con lo que se estimula la producción de colágeno, lo que reduce las arrugas", revela un reportaje publicado por 'Daily Mail'.

"Rasurar el vello por encima de la raíz no retroalimenta el folículo, con lo cual el pelo no tiene por qué nacer más fuerte".

Como toda exfoliación facial, en la que se retiran capas de la piel, se retira melanina que es la que nos protege de las radiaciones.Por lo que se aconseja a las mujeres que quieran seguir esta moda, se protejan mucho del sol.