Alerta: limpiadores pueden intoxicar a sus mascotas  

Las llamadas de emergencia por intoxicación de mascotas con productos de limpieza se duplicaron en EEUU durante la pandemia del Covid-19

Las medidas extremas de higiene para evitar el Covid-19 pueden poner en peligro a las mascotas porque algunos productos de limpieza podrían intoxicarlas, advierte la Asociación Americana de Médicos Veterinarios (AVMA, por sus siglas en inglés).

Las llamadas de emergencia por intoxicación o exposición a limpiadores caseros se duplicaron durante la pandemia en Estados Unidos, según la organización Pet Poison Helpline.

1. Cloro. Pequeñas exposiciones al cloro, como que un perro camine encima de un charco de este líquido, bastan para irritar su piel o dañar su pelo. El contacto de la piel con esta sustancia en general deriva en el consumo de cloro porque los animales se lamen. Ingerir cloro puede provocar vómito e irritación estomacal, pero si entra en el ojo podría causar una emergencia que debe ser atendida por un médico veterinario.

4. Amonio cuaternario o quats. Los compuestos de amonio cuaternario o quats se encuentran en algunas toallitas y aerosoles desinfectantes. Estas sustancias son muy eficaces para eliminar bacterias, hongos y virus, pero se recomienda emplear medidas de protección al usarlas.

Los quats pueden causar lesiones corrosivas a cualquier parte del cuerpo que entre en contacto con ellos. Los gatos son animales muy sensibles a estos compuestos, incluso en concentraciones bajas.

5. Fenoles. Los fenoles se encuentran en varios productos, como limpiadores de inodoros, aerosoles y toallitas de limpieza. Cuando entran en contacto con la piel o se ingieren, estas sustancias pueden ser corrosivas. Si se inhalan, son capaces de causar lesiones en los pulmones.

Si un animal se lame el pelo o la piel contaminada con fenoles, puede producirse irritación y quemaduras en la boca y lengua, lo que provoca vómito y salivación excesiva. Los limpiadores domésticos más comunes pueden afectar a nuestros amigos peludos. De hecho, (.) pueden ser un problema para aves, reptiles y otras especies exóticas.



Consejos
Los expertos recomiendan:
- Mantenga fuera de la habitación a las mascotas mientras limpia, en especial si utiliza una cubeta abierta.

- Deseche las toallas de papel que contienen limpiador o desinfectante en un bote de basura con tapa.

- Cierre la puerta del baño y abra las ventanas mientras limpia el baño.

- Aleje o levante del piso a las mascotas si derrama un limpiador o desinfectante para prevenir que se expongan a sustancias peligrosas.

- Lea las etiquetas de los productos de limpieza para saber qué ingredientes contienen y cómo deben utilizarse.

- Use la concentración recomendada de cloro o desinfectante que sugiere la etiqueta.

- Guarde los productos de limpieza inmediatamente después de usarlos en un lugar inaccesible para las mascotas.

- Evite usar toallitas húmedas para limpiar a su mascota, salvo si son especiales para este uso.

- Emplee detergente de ropa para lavar la cama de su mascota o la suya, si es que duerme con usted, aunque no se recomienda que duerman juntos.

- Busque ayuda de un médico veterinario si su mascota ingirió algún producto de limpieza.

- “Si estás lavando el piso y el teléfono suena, lo agarras y vas a sentarte a platicar, tu perro o gato puede jugar con esa agua, tirarla y lamerla. Cuando estás limpiando, sólo deberías estar limpiando”, asegura

Barbara Hodges, especialista de Humane Society Veterinary Medical Association.


Mucha atención
Los productos más concentrados pueden ser corrosivos y provocar quemaduras químicas. Si una mascota está expuesta a esta sustancia, deben enjuagarse por completo sus pies para eliminar el cloro atrapado entre sus dedos y almohadillas. Nunca debe mezclarse cloro con amoníaco porque puede producir un gas corrosivo para los pulmones.