Presta atención a todo lo que tu perro se trague

Es fundamental saber actuar en casa cuando el animal sufre atragantamientos o intoxicaciones por comerse cualquier objeto dañino

Los perros son juguetones y curiosos por naturaleza, y especialmente en los primeros años de vida suelen masticar todo lo que está a su alcance, lo cual puede ser peligroso para su salud, ya que podrían tragarse algo indebido o, incluso, sufrir atragantamiento.

La experta en cuidados y entrenamientos caninos Tanya Panameño indica que “existe mayor riesgo de que un perro sufra problemas estomacales o de algún otro órgano que de atragantarse”, esto debido a que ellos tienen la capacidad de toser y expulsar por sí solos cualquier objeto que se intente quedar en su garganta.

“Es más probable que se traguen un juguete, una piedra, un hueso, etc., y este les dañe el estómago, al extremo de tener que ser operados por un veterinario”, indica.

Por eso se recomienda vigilar la zona donde los perros pasan la mayor parte del tiempo y no permitir que jueguen con cosas muy pequeñas.

Es fundamental saber actuar en casa cuando el animal sufre atragantamientos o intoxicaciones por comerse cualquier objeto dañino.

Se recomienda que el tamaño de las croquetas de tu perro sean acorde a su edad, de esta manera podrá masticarlas bien y no correrá ningún riesgo.

No le dés alimentos muy duros.

Si las técnicas anteriores no funcionan y si se atraganta, ejerce la maniobra de Heimlich, presiona dos veces con los puños la parte baja y central de sus costillas, luego revisa su hocico hasta que sea necesario.

La maniobra de Heimlich se realiza en perros de la misma forma que en los humanos para desechar el objeto asfixiante.

Mantén la calma. Toma al perro de sus patas traseras y levántalas en forma de carretilla, sacúdelo varias veces, sin exagerar, para no lastimarlo y hacer que el objeto caiga al suelo.
En ambos casos debes transmitirle que todo estará bien. No intentes meter tus manos en su hocico, podría morderte y agravarías la situación. Si es necesario, llévalo a un veterinario.