Más noticias

Los 13 momentos que han marcado la vida de Ricardo Arjona

<p>La historia del talentoso artista guatemalteco reflejada en las épocas más importantes de su vida </p>

La vida del guatemalteco Edgar Ricardo Arjona Morales es una secuencia de ciclos. El niño que trajo al mundo Nohemí Morales de Arjona -con ayuda de una partera- el 19 de enero de 1964 en una casa alquilada de Jocotenango, un pueblo a cuatro horas de la capital de Guatemala, es uno de los artistas más importantes de Latinoamérica.

Una prueba palpable (mejor dicho audible) es la participación de Ricardo en el disco Viva Duets (2012) donde canta a dúo con Tony Bennett el tema I wanna be around. El nombre del hijo varón del profesor Ricardo Arjona Moscoso -fallecido en 2011- aparece en esta producción al lado de grandes como Chayanne, Franco de Vita, Thalía, Vicente Fernández, Gloria Estefan, Juan Luis Guerra y Cristina Aguilera.

Todos representantes de naciones con tradición artística y semillero de grandes figuras de la música; pues entre ellos, como pez en el agua, se mueve este chapín que hoy deleitará a miles de sampedranos en un espectacular concierto en el estadio Francisco Morazán.

El próximo enero el cantautor cumplirá 49 años y casi 30 de carrera musical, si se toma 1985 como la fecha de su primera producción. Aunque Arjona -si pudiera borrar el pasado- eliminaría de su línea de tiempo ese primer disco aparecido con títulos como Déjame decir que te amo y Canciones de amor. “No quería ser cantante”, eso dice Arjona aunque parezca increíble, pero es que la carrera de artista en un país como Guatemala “no tenía futuro”.

De niño su padre lo obligaba a cantar Mi árbol y yo, de Alberto Cortez, una canción que llegó a odiar. Como les pasaba a los viejos héroes griegos, del destino es imposible escapar, más si el gusano de la música es implantado por su propio padre, quien le regaló la primera guitarra cuando tenía siete años y de paso le enseñó a ejecutarla.

Su segunda guitarra, con la que compone el 80% de sus canciones, la compró a plazos años después, y tardó dos años en pagarla. Así ha llegado a la cima del éxito en su carrera musical: por abonos, a plazos, paso a paso.Arjona ha comprado en el mercado de la vida sus experiencias. Ahí, donde no hay concesiones de ningún tipo, donde los lobos despedazan a las ovejas (digamos donde las disqueras y promotores sangran a los artistas).

Su infancia, vivida desde los dos años de edad en la 23 avenida 1-42, Zona 1 de Ciudad Guatemala, el artista la recuerda como “llena de ausencias materiales de las que no me daba cuenta”. El intérprete de Mujeres podría haberse dedicado al basquetbol. Su estatura de 1.95 metros y su habilidad le permitieron formar parte del equipo Leones de Marte y de la Selección Nacional de Guatemala. Circula el dato de que por unos años mantuvo el récord del jugador con más puntos (78) anotados en un solo encuentro.

A los 11 y 12 años ganó el Festival Infantil Juventud, pero a la siguiente edición no se presentó porque las canciones las componía su padre y no él. El deporte, la música y la enseñanza son tres campos constantes en su vida.

1. Déjame decir que te amo (1985).Un joven de 21 años con todas las ganas de comerse el mundo, guitarra en mano y una lluvia de versos sonando en su cabeza. Arjona confirma una anécdota de ese tiempo cuando firmó un contrato con la discográfica PolyGram para grabar su primer álbum: una novia consiguió una cita con la disquera, aunque ella no conocía a nadie ahí. Intento fallido y primera frustración para el sueño de convertirse en artista. Ricardo retoma su trabajo de profesor de primaria en una escuela rural, donde impartió clases en todos los grados.

Además estudiaba Ciencias de la Comunicación en la Universidad de San Carlos de Guatemala, impartía clases de guitarra entre dos y tres de la tarde y jugaba basquetbol. Por amor a ese deporte y a la Selección Nacional perdió una beca de una universidad privada. Pero este primer ciclo de su vida artística no le ha dejado un buen sabor:

“Grabé un primer disco impresentable que fue editado en cuanto país pudo aparecer. Por suerte este año (2012) recuperé los derechos para que el que no se haya enterado, no se entere jamás que existió y estará guardado en los asuntos de lo que no hay que intentar de nuevo”, escribe el cantante en sus rasgos biográficos publicados en su sitio web oficial http://ricardoarjona.com.

2. Jesús es verbo no sustantivo (1988) A los 24 años es elegido para representar a Guatemala en el Festival OTI Argentina 1988 con la canción Una estrella en el vientre. Más que una estrella se volvió un dolor, apenas logró un punto. En esa edición del festival Honduras estuvo representada por Gloria Janet, quien interpretó Te amo. De los 22 cantantes de esa experiencia, solo el nombre del guatemalteco ha superado la prueba del tiempo.

El punto que le otorgaron los jueces se multiplicó con el paso de los años, pues esa vivencia -cuenta el artista- es “uno de los momentos cúspides de mi vida personal, no porque Guatemala estuviera mal, sino porque necesitaba otras atmósferas”. El joven se quedó en Argentina, donde conoció a la que sería su esposa por una década: Leslie Torres.

Buenos Aires se convirtió en su laboratorio. Vivía de cantar en un piano bar del hotel, a cambio recibía alojamiento y comida. En la Calle Florida, la más bohemia, donde los trovadores urbanos convierten las entradas de los comercios -cuando cierran- en pequeños teatros, nació Animal nocturno, canción que años después le daría título a su cuarto álbum. Esta composición la escribió a los 17 años, pero la dejó en la gaveta porque no creía que una disquera se atrevería a publicarla.

Antes de ser famoso, Jesús, verbo no sustantivo era parte de su repertorio personal y lo presentaba cuando actuaba como telonero de artistas que llegaban a Guatemala. Una vez lo cantó en un concierto que ofreció Yuri, para quien en los años noventa compondría Detrás de mi ventana, que formó parte del álbum Nueva Era (1993).

El álbum Jesús, verbo no sustantivo salió con nombres diferentes en Guatemala, Argentina y México; su nombre comenzó a sonar en Centroamérica, pero el éxito internacional aún estaba lejos.El comemundo regresa a su país. Territorio demasiado chico para sus grandes aspiraciones. De nuevo trabaja como maestro y ahorra para escapar. Su próxima escala es en el norte, atrás queda la experiencia del sur. Cuando llega al Distrito Federal (México)-en noviembre de 1992- un taxista lo lleva a un hotel de ocho dólares la noche en Insurgentes Norte.

En el bar La Cucaracha, donde comía pizza todos los días, se encontró con un amigo mexicano que había conocido en Guatemala. Este compadre lo sacó de La Cucaracha y le dio posada por tres meses, pero lo botó porque no aguantó a la recua de músicos amigos de Arjona.

3. Del otro lado del Sol (1991) Antes de su experiencia en México, Sony Centroamérica le propone grabar un disco. El éxito seguía de espaldas. Las 10 canciones, entre las que estaba Te conozco, se reeditaron posteriormente en otras producciones. En México vivió casi tres años indocumentado. Tocó las puertas de disqueras, pero ninguna dejaba entrar al guatemalteco de cabello largo.

En esa época, para sobrevivir, compuso canciones para otros. Escribe Detrás de mi ventana, para Lupita D’Alessio pero sin explicaciones por la disquera el tema lo graba Yuri. La canción fue un éxito en 1994.

Eduardo Capetillo grabó La mujer que no soñé para la telenovela Alcanzar una estrella. El actor ha dicho que es el único tema que lo ha tenido en primer lugar dos meses. No era rentable para Arjona, seguía siendo un sobreviviente en la gran urbe, pero “sembraba la posibilidad de que alguien me volteara a ver”. En 1992 se casa con la boricua Lesli Torres en Las Vegas. Los planes del viaje no incluían boda, pero con la euforia de ganar 1,200 dólares en un casino la pareja compra un paquete nupcial por $200. Ese año nace su hija Adria.

4. Animal nocturno (1993) Desesperado por su situación económica, hace una última llamada al productor Luis de Llano (fallecido el pasado octubre a los 94 años), quien lo lleva a Sony. Arjona firma un contrato en blanco. El 9 de febrero de 2003 Sony Music lanzó Animal Nocturno con 12 temas y vendió más de 3 millones de copias, que no significó mucha ganancia pues sus regalías eran menos del 1%. Ese mismo año, Raúl Velasco lo invitó a cantar en Siempre en Domingo.

El presentador, para generar polémica, pidió que cantara Jesús, verbo no sustantivo, bonus track en Animal nocturno. Mujeres, también incluido en este disco pasó desapercibido. Pero las musas le guiñaron el ojo. En un pasillo de Sony miró a un tipo canoso que le preguntó al cantante si trabajaba allí.

Se trataba de Aloysio Reis, nuevo director de Sony, quien se interesó en su trabajo. Sus temas son videos -dijo Reis- y propuso mostrar al público la cara del artista por medio del video Mujeres.

5. Historias (1994) Uno de los ciclos vitales en su carrera, pues con este trabajo se consolida. Temas como Te Conozco y crónicas como Historia de Taxi se convierten en melodías insignes de Arjona. En este nace su segundo hijo: Ricardo. Un año después lanza su recopilatorio Oro romántico. Llegaba el momento de exigir un mejor contrato, aunque el manager de ese tiempo lo estafó. Pero los años de sacrificio y esfuerzo le traían ahora solvencia económica.

6. Si el norte fuera el sur (1996) El cantautor lo considera su tercer disco. Siempre aborda el tema amoroso pero pone la mira en la política. Para esta producción no tiene que vender sus canciones para recoger el dinero necesario para editar su trabajo. Es tiempo de bonanza, cuando no hay límites en el presupuesto. Sale al mercado el 20 de agosto. En 1997 Billboard lo proclamó Álbum rock del año.

7. Sin daños a terceros (1998) El ciclo del éxito, la fama y la buena crítica siguen creciendo. En esta producción aparecen temas como Dime que no y Desnuda. El disco llegó al mercado el 2 de junio. Durante la grabación del video para Dime que no conoce a Deisy Arvelo, la futura madre de su tercer hijo.

8. Galería Caribe (2000) Tiempo para experimentar. Arjona dice que con esta propuesta la disquera quería pegarse un tiro. Mesías es uno de los temas que generaron controversia tras el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York.

9. Santo pecado (2002) El 19 de noviembre aparece este disco que marcó un ciclo con dos caras en la vida del cantautor. Por un lado, la crítica lo considera el mejor álbum de su carrera. Por otro, es el año que comienza el largo y tortuoso proceso de divorcio con Lesli Torres, tras diez años de vida marital.Esta es la etapa más difícil de su vida: “Se decían cosas de mí tremendas para los oídos de mi padre, de mi madre y de mis hijos”. Respondió con el silencio: “Me importa muy poco lo que la gente piense de mí, tengo un entorno que me sustenta y me hace fuerte: mi familia. Ellos saben de dónde vengo, quién soy y cómo vivo. No tengo que salir a la calle y decirle a la gente quién soy”.Con este disco el guatemalteco cerró y abrió un nuevo ciclo.

El problema, tema promocional de su novena producción, es una especie de exorcismo: “Es una canción escrita en México en una de las etapas más duras. Es un antes y después. Canalicé toda la rabia en escribir y hacer cosas de forma desesperada”. En el proceso de asimilar la ruptura le contó a una amiga su situación. Lo sorprendió la respuesta de ella: “Me alegra. Hoy estás débil, sos humano, disfrutalo... eso para mí fue fundamental y aprendí a ver el mundo de forma distinta y dejé muchas cosas atrás”.

10. Adentro (2005) Con este disco gana el Grammy a Mejor álbum pop latino (2007). Antes, en 2006, se hizo con un Grammy Latino en la categoría Mejor álbum pop masculino y Canción airplay pop latino del año por A ti. Este año finaliza su proceso de divorcio y oficializa su relación con Arvelo. Su fundación lleva el nombre de este álbum Adentro. El pasado 4 de diciembre de 2012, el cantautor guatemalteco colocó la primera piedra de un proyecto educativo que construirá 14 escuelas en seis años. Todo con fondos de su bolsa. La primera piedra para la primera escuela la puso en Ixcanal, el lugar donde se conocieron sus padres Ricardo y Nohemí. Los réditos obtenidos a través de la música los usa para promover la educación, el arte y el deporte.

11. 5to piso (2008) Representa otro ciclo en su carrera al separarse de la disquera Sony Music y firmar con Warner Music, con la que también rompería tres años más tarde. Entre los 15 temas destaca Cómo duele, versos que nacieron durante el tiempo de la lucha por divorciarse. “Los peores años son los que pasas en pareja haciendo como que todo está bien, Cómo duele es una canción que narra eso”. El disco salió el 18 de noviembre.

12. Poquita ropa (2010) El 24 de agosto de 2010 Warner Music lanza esta producción que arranca con Vida, inspirado en la historia de su padre: “Nací de amor y comadrona/ en la misma cama de mamá/ por una cuestión de cromosomas/ fui el varón que quiso mi papá”... Una melodía ligera y muy reflexiba que resume parte de su vida. Vuelve el Arjona con menos versos rebuscados y lleno de cotidianeidad. Su viejo padecía en ese entonces a causa de un tumor cerebral. Es su segunda y última colaboración con Warner Music. La tristeza de la enfermedad de su papá es calmada por la llegada de su tercer hijo: Nicolás a inicios de agosto.

13. Independiente (2011) El 4 de octubre de 2011- sale al mercado Independiente. Un nombre que no tiene nada de casualidad, es su grito de independencia desde su propio sello discográfico: Metamorfosis. Pero a estas alturas tiene la fuerza, el dinero y la fama para nadar confiado contra la corriente. “Los enemigos que genera la independencia valen mucho más que los amigos que genera la subordinación”, con esta frase defiende su decisión. Pero su metamorfosis también causa ronchas en las redes sociales. En 2012, sus detractores invitaron a una marcha anti Arjona bajo el lema No más poesía falsa. “Me gusta la gente malintencionada, no para pelear con ellos, sino para demostrarles que el regirte por sus propias convicciones es el único camino”, dice el Flaco.

El cantante tomó el camino de la independencia “cuando me vi participando en la comedia de los que se quejan demasiado y los que se quejan demasiado, están ya metidos dentro de la atmosfera del fracaso o están por llegar”, dijo en una entrevista para Historias Engarzadas. Así, el patojo que odiaba cantar Mi árbol y yo en las reuniones familiares, se le planta a la vida con este nuevo ciclo: “... he burlado a los fantasmas del infierno, nadie me vendrá a contarme cómo es la vida, sé cómo apagar un fuego con invierno y de eso de portarme mal voy de salida...”, canta en Lo mejor de lo peor.