La embarazada debe ejercitarse

Practicar una actividad física le permitirá aliviar el dolor de espalda, evitar subir de peso y se sentirá feliz

La mujer debe usar zapatos y ropa deportiva adecuadas para realizar sus ejercicios.
La mujer debe usar zapatos y ropa deportiva adecuadas para realizar sus ejercicios.

San Pedro Sula.

La embarazada puede realizar ejercicio, lo cual le ayudará a aliviar los dolores de espalda, mejorará su estado de ánimo y le evitará subir de peso.

Rodrigo Zamora, director médico del Instituto Nacional de Perinatología (Inper), de México, afirma que mientras más ejercicio se realice durante el embarazo, es mejor.

Las únicas dos razones por las que una mujer embarazada debe evitar el ejercicio, explica, son un diagnóstico de placenta previa o una amenaza de parto pretérmino.

La actividad física se debe iniciar después de los tres meses de gestación.

Si es una embarazada sedentaria, debe comenzar con actividades físicas de baja intensidad.

Caliente por 5-10 minutos antes de iniciar los ejercicios y hágalos en forma

progresiva. Al finalizar disminuya lentamente el nivel de actividad física y haga un poco de estiramiento.

La embarazada puede hacer actividad física, por lo menos 45 minutos de ejercicio aeróbico de cinco a seis días a la semana, pero si puede hacerlo diario, mejor.

Comida.

La nutricionista Raquel Tejeda comenta que para algunas mujeres la espera de un hijo viene acompañada de los famosos antojos.

No hay razón para privarse de algún alimento, simplemente hay que buscar equilibrarlo.

“Nosotros recomendamos que la madre enriquezca su dieta de forma progresiva. En el primer trimestre se mantiene el plan nutricional usual, en el segundo se aumenta en 300 calorías diarias y finalmente 450 calorías más en los últimos tres meses”, destaca Tejada.

“Si hace ejercicio y tiene una nutrición adecuada está favoreciendo un entorno bioquímico e inmunológico de programación fetal favorable para el bebé”, subraya Zamora.

Natación, caminata en pendiente o elíptica son las actividades de bajo impacto que puede hacer. Se ha demostrado que el ejercicio ayuda a mejorar el estado de ánimo de la embarazada y evita que desarrolle depresión y ansiedad.

Beneficios de la natación

Suyapa Padilla, licenciada en educación Física, comenta que la actividad física es fundamental y muy beneficiosa. Primero, porque así se queman más calorías, lo que ayuda a evitar el sobrepeso.

La natación es uno de los deportes más aconsejables para realizar durante el embarazo y prácticamente no posee riesgos si se practica con cuidado.

Estos son algunos de los beneficios que te proporciona esta actividad: la sensación de liviandad permite que tus articulaciones se liberen.

La posición horizontal facilita una mejor distribución del peso del cuerpo sin sobrecargar una zona en particular. Al ser una actividad aeróbica mejora el sistema cardiorrespiratorio.

Proporciona tonicidad a los músculos, ejercitando los brazos, espalda, zona abdominal y piernas, por lo que se la considera una actividad completa.

Contribuye a relajar las zonas más sobrecargadas durante el embarazo; son comunes los dolores de cintura provocados por la redistribución del peso del cuerpo y la “típica mala postura de la mujer embarazada”. Ayuda a controlar su peso y sentirte ágil y activa.

No se debe practicar más de dos a tres veces por semana. El tiempo de sesión es de 30 a 50 minutos. Hacer pausas frecuentes y evitar las horas de máximo sol y calor.

La Prensa