San Pedro Sula, Honduras.

Wax, una poderosa droga que ha irrumpido en el mercado ilegal de Honduras puede causar daños mucho más graves en el cerebro que la marihuana, advierten psiquiatras.

Wax, que en inglés significa cera de oídos, es el concentrado del químico delta-9-tetrahydrocannabinol (THC), el factor activo de la marihuana o Cannabis sativa que provoca efectos psicóticos en los consumidores.

El pasado lunes, agentes de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) desmantelaron en las colonias Las Hadas, Las Colinas y Palmira de Tegucigalpa pequeños narcolaboratorios donde procesaban la marihuana y la convertían en esa nueva droga sintética.

“Hasta ahora desconocemos que exista un estudio científico sobre esta nueva droga, pero como es más poderosa causa daños más graves en el cerebro que la marihuana”, advierte Bismark Espinoza, psiquiatra del Hospital Mario Rivas de San Pedro Sula.

La nueva droga, que tiene una apariencia de miel de abeja, es utilizada desde hace cinco años, al menos, en Estados Unidos y en varios países de América Latina.

De acuerdo con el perfil técnico hecho por la Administración para el Control de Drogas (Dea), wax “al ser una forma altamente concentrada de la marihuana, los efectos sobre el usuario pueden ser más psicológica y físicamente intensos que los causados por la planta de marihuana”.

Considerando información de la DEA, hasta la fecha los efectos a largo plazo del uso de concentrado de marihuana, es decir wax, “no están todavía completamente conocidos, pero lo que sí se conocen son los efectos del uso de la planta de marihuana”.

Espinoza le explicó a LA PRENSA que los consumidores de Cannabis sativa llegan al Mario Rivas y hospitales psiquiátricos cuando “presentan problemas de depresión, pérdida de la motivación, alucinaciones y psicosis” y no mientras la usan, pues “en ese momento se sienten felices y creen que no es dañina”.

“Hay muchas personas que creen que la marihuana es una droga blanda, pero está demostrado con resonancias magnéticas que causa problemas irreversibles en el cerebro”, expresó el psiquiatra.

Debido a que la conversión de marihuana a wax no implica una gran inversión (cualquier persona puede realizar el proceso en su casa) el derivado tiene un precio intermedio en el mercado de las drogas: menos que el gramo de cocaína y más alto que el puro de marihuana.

Vendedores de Cannabis sativa que circulan por el centro de San Pedro Sula le dijeron a periodistas de LA PRENSA que el precio de un puro de marihuana varía de acuerdo “con la calidad”, no obstante, puede costar un promedio de L50.Mientras que el crack (derivado de la coca) más de L100.

Algunos vendedores de marihuana (consultados por periodistas de LA PRENSA, que fingieron ser clientes) dijeron que desconocían dónde procesaban y comercializaban wax en la ciudad, sin embargo, no descartaron que haya “bastantes consumidores”.

Foto: La Prensa