San Pedro Sula, Honduras.

Los más de 20 pasajeros que viajaban en el bus de la López Arellano a la altura de la 6 calle, 2 avenida de Guamilito recordarán con amargura la mañana del lunes 22 de enero cuando casi pierden la vida en un impactante choque.

'Por gracia de Dios no hay muertos, pero todos salimos volando'. Juan Carlos Padilla, un pasajero del bus de la empresa Emtrasecho que chocó contra un Impala en la mañana de este lunes.

Un video muestra como el conductor de la unidad viene bajando la seis calle, llega a la esquina y avanza un poco, segundos después se escucha el tremendo estruendo.

Como de película se observa como el bus de la Impala impacta en la parte trasera de la unidad que venía de Choloma provocando que la unidad quedara de costado.

La escena era desgarradora, como podían los pasajeros rompieron los vidrios de las ventanas, unos salían por arriba, otros por la parte trasera del bus.

Lamentos, llanto, angustia y llamados desesperados al 911. Pasajeros, algunos con heridas en sus brazos, cadera y hombros, además de personas que acudieron al lugar corrían de un lugar a otro, queriendo auxiliar a quienes quedaron atrapados, entre ellos la joven Ana Carolina Martínez, la más afectada.

Unos decían que el conductor de Emtrasecho no hizo el alto, otros que el bus de Imapala pudo haber frenado si hubiese venido más despacio aunque llevaba la preferencia, lo cierto es que en la 6 calle se registran una cantidad de accidentes cada semana debido a la imprudencia y exceso de velocidad.

Muchos le temen a esta vía por lo peligroso que es. Las autoridades de Tránsito hacen un llamado a los conductores a manejar a la defensiva y respetar las señales para evitar tragedias que enluten a los hondureños.

Foto: La Prensa

Este pasajero tuvo que se auxiliado, por quienes llegaron tras el impacto.

Foto: La Prensa

Momentos en que la joven Ana Martínez es atendida por los paramédicos.

Foto: La Prensa

Del impacto el bus de la empresa Impala se metió a una vivienda.

Foto: La Prensa

Las escenas que se vivieron eran dramáticas. Todos creían lo peor.