Yoro, Honduras.

Ante la detención de Arnaldo Urbina Soto, alcalde de Yoro, la Corporación Municipal deberá nombrar a la vicealcaldesa para que asuma la titularidad de dicha comuna.

El sábado será un día decisivo no solo para Arnaldo Urbina Soto, acusado de lavado de activos y posesión ilegal de armas prohibidas y comerciales, sino para el municipio porque si en dicha audiencia el juez dicta el auto de formal proceso con la medida de prisión preventiva, Urbina quedaría inhabilitado para ejercer el cargo de alcalde.

La Ley de Municipalidades establece que en caso de que vacara el alcalde, lo sustituirá el vicealcalde; así lo afirmó Clarissa Morales, viceministra de Gobernación y Descentralización, de la Secretaría del Interior y Población.

La funcionaria explicó que en estos casos se sigue un procedimiento definido por la Ley de Municipalidades, la cual determina que el alcalde deberá solicitar un permiso a la Corporación Municipal para ausentarse de sus labores explicando las razones legales que enfrenta en los juzgados.

Lea además: Hermana de alcalde hondureño: No estamos ligados en actos ilícitos

Si la Corporación decide aceptarle el permiso, automáticamente le delega en este caso a la vicealcaldesa las funciones de alcalde de forma temporal para que continúe la administración municipal de Yoro, informó Morales.

El permiso es sin goce de sueldo y por tiempo indeterminado. Si Urbina no envía la solicitud de permiso, la Corporación podrá actuar de oficio. De esta forma, la Corporación Municipal continuará su trabajo normalmente, indicó la funcionaria.

En materia penal, el auto de prisión o el auto de formal procesamiento no causa estado, es decir que no lo inhabilitaría como alcalde. Sin embargo, al quedar privado de libertad tendría que ser sustituido temporalmente.

Fotos: Los lujos hallados al alcalde hondureño investigado por narco

No pueden nombrar

Si algo está claro en este procedimiento, es que por el momento la Secretaría del Interior no se puede pronunciar nombrando a un alcalde en dicho municipio.

Solo establece que intervendrá en el eventual caso de que los tribunales de justicia dicten una sentencia condenatoria firme contra Arnaldo Urbina, no antes, explicó la viceministra.

Esta medida que establece la ley significa que mientras no haya condena, Urbina no perderá su condición de alcalde.

Por ejemplo, si en un juicio se emite una sentencia de culpabilidad, la Secretaría del Interior intervendrá de oficio y emitirá una resolución sustituyendo permanentemente al alcalde y nombrando en su lugar al vicealcalde. Por ahora procede que se tomen acciones temporales, siempre que las resoluciones legales indiquen que el procedimiento legal contra el alcalde Urbina tomará un tiempo mientras resuelve su situación legal en los juzgados correspondientes.