Tegucigalpa, Honduras.

Las autoridades de Honduras detuvieron ayer a 21 migrantes africanos que supuestamente pretendían viajar desde el país a Estados Unidos de manera ilegal.

La detención se registró cerca de Guasaule, puesto fronterizo de Honduras con Nicaragua, tras un control policial de rutina en un autobús, dijo un portavoz de la Policía hondureña.

Agregó que todos fueron requeridos porque su estatus migratorio es ilegal, por lo que fueron llevados a una oficina del Instituto de Migración para que las autoridades definan su situación migratoria.

Los africanos se dirigían hacia Ocotepeque, limítrofe con Guatemala, para seguir su viaje hasta Estados Unidos.