24/05/2024
01:43 AM

Parientes de víctimas de masacre en Puerto Cortés se irán del país

  • 23 noviembre 2019 /

Los hermanos Juan y Edwin Tinoco y su sobrino Steven Torres fueron sepultados ayer en el cementerio general del Puerto Cortés; y en Cieneguita, a Martha Bueso y Jorge Tinoco.

    Puerto Cortés, Honduras.

    “Papá, no nos dejés solos, levantate de ahí, por favor”, esas palabras fueron las últimas que pronunció el hijo sobre el ataúd de su padre, Juan Tinoco, antes de que su cuerpo fuera sepultado junto al de su hermano Edwin Isaac Tinoco, dos de las siete víctimas de la masacre ocurrida el jueves en la colonia 9 de Diciembre, sector Medina, de Puerto Cortés.

    Los cuerpos de los dos empresarios del transporte fueron depositados ayer en una fosa en el cementerio general junto a la tumba de su padre ante la presencia de amigos y familiares que lloraron y lamentaron la muerte de los hermanos.

    9
    armas de fuego, entre las cuales resaltan cinco fusiles AR-1, decomisó la DPI como evidencias en las investigaciones del crimen.

    En el mismo camposanto fueron enterrados minutos después los restos del sobrino de los Tinoco, Jacob Steven Torres (de 16 años).

    LEA: Sepultan restos de las víctimas de masacre en Puerto Cortés

    El cortejo fúnebre con los tres féretros salió a las 8:30 am desde la casa de unos de los hermanos Tinoco en el barrio Medina hacia el cementerio general que está a unos dos kilómetros de distancia.

    Ayer mismo, los restos del otro sobrino de los empresarios, Jorge Alberto Tinoco, y de su cuñada, Martha Bueso Núñez fueron enterrados en el cementerio que está en el barrio Cieneguita.

    Los cuerpos de Brayan Mayorca y Santiago García fueron sepultados en un cementerio privado a las afueras de Puerto Cortés.

    Varios parientes comentaron que desde la masacre todos los miembros de la familia se mantienen con temor, por lo que en los próximos días pretenden irse para evitar más muertes.

    Parientes de dos de las víctimas cuando las sepultaban.

    Allanamientos.

    Ayer la Policía informó el recuento final de las armas y otras evidencias que la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), en conjunto con otras dependencias de seguridad, encontró en una casa abandonada que está entre la 11 y 12 avenidas de la colonia Los Mangos, de Puerto Cortés, y la cual es considerada una guarida de la mara Salvatrucha, que según las autoridades es la responsable de la masacre.

    Entre los hallazgos resaltan dos camionetas Ford Escape, dos motocicletas, tres pistolas calibre nueve milímetros, un revólver calibre 3.80, cinco fusiles AR-15, una escopeta, 933 proyectiles de diferentes calibres, cinco pares de botas, cinco chalecos antibalas con el logo de la Policía, dos cargadores, 4,900 lempiras, 30 talonarios de rifas, una bolsa de marihuana, un celular y dos tablets.

    La Policía indaga si las armas y chalecos encontrados en la casa fueron usados para asesinar a las siete personas en Puerto Cortés la noche del jueves.