TEMAS DESTACADOS:

San Pedro Sula, Honduras.

La alerta que en el interior de un camión decomisado se encontraban otros paquetes de droga dio lugar a una nueva inspección en el vehículo que en junio de 2015 fue interceptado por la Policía en la carretera CA-13, a inmediaciones del municipio de San Francisco, departamento de Atlántida, con 132 kilos.

Ocho meses transcurrieron para que la información se filtrara a raíz que miembros de la red criminal intentaban sobornar a los policías para sacar el faltante de droga que no había sido detectada por las autoridades.

En la inspección hecha por agentes de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN) encontraron los paquetes ocultos en el chasis del automotor. “Son 67 kilos de clorhidrato de cocaína que estaban ocultos en la parte trasera del vehículo. El juzgado autorizó las diligencias y se trasladó el camión a la base naval, daonde hicimos la inspección. Se tenía información que la banda intentaba sobornar a los agentes policiales para sacar la droga”, dijo un agente de la Dlcn.

La inspección

No fue difícil para las autoridades encontrar los paquetes que estaban en el compartimiento oculto que se diseñó para esconder la cocaína en el chasís.

El camión Isuzu, blanco, con placas PCW 0868, pasó ocho meses sin que la droga fuera detectada y estuvo aparcado en el plantel policial sin levantar sospechas. Sin embargo, la Dlcn dijo que hace un mes los miembros de la banda, que ha sido identificada, intentaba extraer los paquetes ofreciendo una fuerte suma de dinero. Cada paquete de cocaína tiene un valor de 13,500 dólares informaron los agentes.

El camión fue detenido el 23 de junio de 2015, en un operativo de revisión de vehículos montado por la Policía en San Francisco, Atlántida, cuando los agentes observaron algo extraño en el fondo de la parte trasera del vehículo.

Al tratar de inspeccionarlo llegaron dos hombres en un pick up, marca Dodge Ram 3500, negro, placas PCR 2245, quienes ofrecieron dinero a los agentes para que no revisaran el carro y los dejaran continuar.

En la operación se detuvo a tres personas que fueron identificados como José Antonio Torres Cárcamo, Franklin Orlando Romero y Óscar Vladimir Maldonado Aguilar, quienes fueron acusados por el delito de tráfico de drogas.