SAN PEDRO SULA

Aunque todavía no han descartado que se haya tratado de un asalto, la Policía también investiga si el ataque a un bus rapidito donde murió el motorista y el ayudante haya sido por extorsión.

El ataque contra los ocupantes del bus que cubre la ruta San Pedro Sula- Naco ocurrió a eso de las 2:20 pm del miércoles en el bulevar del sur.

Jonathan Esequiel Zúniga (de 20 años), quien iba conduciendo la unidad de transporte, y Frank Eli García Regalado (de 17) que trabajaba como ayudante murieron luego de haber sido tiroteados.

También resultó herido otro amigo de las víctimas que los acompañaba cuando fueron atacados.

El informe de la Policía establece que el hecho se dio cuando el bus se estacionó a subir pasajeros en la parada frente a la colonia Suyapa del sector Chamelecón y luego dos sujetos que iban en la unidad comenzaron a asaltarlos.

Juan Sabillón, vocero de la Policía, relató que el motorista se opuso al asalto y los sujetos le dispararon.Los delincuentes también les dispararon al ayudante y al otro joven que los acompañaba.El motorista y el ayudante fueron llevados a una clínica privada cercana, pero murieron en el lugar, por las heridas de bala que tenían.

Liberados

Luego del atentado, el vocero de la Policía, Juan Sabillón, informó que los agentes reaccionaron inmediatamente y con el seguimiento de las cámaras de vigilancia del 911 ubicaron un turismo sospechoso.

En el carro apresaron a tres jóvenes, quienes fueron llevados a la Policía para ser investigados,pero los tres hombres fueron liberados, puesto que no tenían indicios de que participaron en el hecho.

La Fiscalía informó que estaban esperando el informe por parte de los agentes de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) y sin eso no podían proceder.

La DPI seguirá haciendo las diligencias e investiga también si el hecho en el que mataron a los ocupantes del bus fue en represalias por extorsión en contra del transporte público.

Ayer motoristas y ayudantes de las rutas de Cofradía pararon sus unidades y protestaron exigiendo seguridad para no seguir siendo víctimas de la violencia en las unidades de transporte público.