15/04/2024
12:48 AM

Autopsia aún no revela causa de joven 'resucitada'

  • 13 julio 2015 /

San Pedro Sula, Honduras.

La muerte de la quinceañera Nelsy Yamileth Pérez sigue siendo un misterio. El informe de la autopsia aún no revela la causa de su deceso.

La menor de edad, quien tenía dos meses de embarazo, murió la madrugada del pasado miércoles en el hospital Mario Rivas tras sufrir severos dolores de cabeza. Su cadáver fue velado y sepultado y, según sus familiares, la jovencita resucitó.

El dictamen de la autopsia practicada a Nelsy Yamileth aún no ha sido revelado, y de acuerdo con los médicos forenses, podría estar listo al final de esta semana.

Elvis Guzmán, portavoz del Ministerio Público en la zona norte, informó ayer que se tienen varios tejidos que fueron extraídos del cadáver de la jovencita que se están analizando todavía para poder dar un dictamen de la causa de la muerte.

“Es todo un proceso científico. No hay un elemento claro que diga de qué murió la adolescente. Posiblemente se tenga el informe de la autopsia al finalizar esta semana”, manifestó el vocero.

Los familiares de la menor, que tenía dos meses de embarazo, están consternados por lo ocurrido.
Guzmán indicó que se tendrán que analizar los expedientes clínicos de los centros asistenciales a donde fue llevada la adolescente antes de ser declarada muerta para saber cuáles fueron los diagnósticos.

“El trabajo de diagnosticar las verdaderas causas del fallecimiento es de los patólogos forenses. Hasta el momento tampoco se puede decir que haya sido una catalepsia, tampoco si el cadáver traía alguna preparación de una funeraria”, señaló Guzmán.

El cadáver de la menor fue velado y sepultado dos veces en un cementerio de La Entrada, Copán.

Familiares de Nelsy Yamileth comentaron que la tuvieron que llevar al Hospital de Occidente porque la noche del martes comenzó con fuertes dolores de cabeza. De dicho centro asistencial fue remitida al Mario Rivas de San Pedro Sula, en donde la madrugada del miércoles fue declarada muerta.

Sus parientes retiraron sus restos de la morgue y los llevaron hacia su casa en el departamento de Copán, la velaron y el jueves la sepultaron. El viernes por la mañana aseguraron que la muchacha había resucitado porque oyeron gritos en su tumba. Sacaron el cadáver, la llevaron a otra clínica y de ahí el fiscal ordenó que la trasladaran a Medicina Forense en San Pedro Sula, de donde fue sacada el sábado y sepultada nuevamente el domingo.