Dentro de pollos y carne de res pretendían enviar droga y celulares a reclusas

Los sospechosos fueron puestos a la orden de las autoridades para que se les inicie el proceso legal por los ilícitos cometidos.

El Instituto Nacional Penitenciario no brindó mayores detalles de los detenidos.
El Instituto Nacional Penitenciario no brindó mayores detalles de los detenidos.

Tegucigalpa, Honduras.

Dos hombres fueron requeridos por las autoridades de la Penitenciaria Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS) al descubrir que pretendían enviar droga y aparatos tecnológicos a mujeres privadas de libertad.

Las autoridades del establecimiento informaron que los dos hombres a bordo de un vehículo tipo turismo, llegaron al recinto para entregar carne de res y cuatro pollos para unas internas que ya han sido identificadas.

Al revisar los alimentos, el personal de turno encargado de recibir los insumos por parte de los familiares de las mujeres privadas de libertad, descubrieron 11 envoltorios conteniendo marihuana, seis bolsas con cargadores y manos libres, así como una bolsa conteniendo un celular y otras en que ocultaban dos tablet.

Lea también: Auxilian a conductor y ayudante que quedaron atrapados al accidentarse rastra

Ante los hallazgos, se procedió a informar a la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), a quiénes se les entregó la evidencia decomisada, los dos requeridos y el vehículo tipo taxi en que se conducían.

Es delito

La Ley de Limitacion de las Comunicaciones en los Centros Penales establece que el introducir o tratar de introducir aparatos tecnológicos a los establecimientos es un delito que es penalizado hasta con seis años de prisión y una sanción económica de al menos 500,000 lempiras. Mientras, que por el transporte ilícito de drogas se judicializa en cumplimiento al Código Penal.

Además: Capturan a supuestos cabecillas y extorsionadores de la Pandilla 18 en La Lima

Las autoridades del recinto penitenciario aseguraron que las requisas en los alimentos como al interior del establecimiento se realizan de manera permanente. Los alimentos son revisados para evitar que, como en este caso, se trate de enviar sustancias y objetos de uso prohibido para las personas privadas de libertad.
.

La Prensa