Más noticias

Justicia piden parientes en sepelio de niña envenenada

Las autoridades de la Fiscalía están a la espera del dictamen forense para saber cuál fue la causa de muerte de la menor

La pequeña de 8 años fue sepultada ayer
La pequeña de 8 años fue sepultada ayer

Talanga.

Llantos desgarradores se escucharon en el sepelio de la niña Nataly Montoya Márquez (de ocho años).

Familiares, amigos y compañeros de escuela despidieron a la menor de edad, quien falleció el miércoles presuntamente por envenenamiento tras ingerir unos chocolates. A su corta edad fue víctima de la mala intención y el odio que se tienen entre adultos.

La familia de la niña sostiene que fue una mujer llamada Fany Carolina Torres la responsable de haberle entregado los dulces envenenados que acabaron con su vida. Ella niega la acusación.

Según las investigaciones preliminares, la mujer que acusan y la abuela de la niña, Luz Marina Márquez, desde hace cuatro años mantienen una enemistad, y hasta se han agredido verbal y físicamente en varias ocasiones.

El miércoles al salir de la escuela y llegar a su casa, la menor dijo que se sentía mal y que no miraba, luego se puso morada y expulsó espuma por la boca.

Antes de expirar, la niña contó a su familia que Fany le dio unos chocolates. Ayer en el cementerio general de Talanga, Francisco Morazán, fueron enterrados los restos mortales. Ella cursaba el tercer grado en la escuela Rafael Pineda Ponce de Comayagüela.

Luz Marina Márquez, abuela de la niña y que también fue madre de crianza de la pequeña no paraba de llorar en todo el entierro.

Doña Luz pidió a las autoridades que se haga justicia y que la muerte de su nieta no quede impune.