Policía desmantela narcolaboratorio y santuario de la MS en El Ocotillo

Autoridades policiales detuvieron a varias personas que serán investigadas.

VER MÁS FOTOS
Agentes de la DPI inspeccionan el lugar.

San Pedro Sula, Honduras.

En una operación que iniciaron hace tres meses, agentes de la Unidad Metropolitana de Policía (Umep 8), del sector Rivera Hernández, desmantelaron un narcolaboratorio y santuario de la mara Salvatrucha (MS-13) en una zona montañosa de El Ocotillo.

El lugar de difícil acceso al que se llega solo en motocicleta o caminando al menos una hora fue habilitado como los campamentos que montan los narcos en Colombia.

LEA: A juicio van acusados de matar a fiscales en San Pedro Sula

La Policía encontró 12 casas de campaña con colchones matrimoniales e inflables donde los mareros tenían comodidades como generadores eléctricos y alimentación, las autoridades suponen que ahí vivían cabecillas de la MS.

Los policías se enfrentaron con quienes estaban en el narcolaboratorio, pero no hubo personas heridas.

garrobos.2(1024x768)
Varios sujetos fueron detenidos por la Policía.

Hallazgos. Marlon Miranda, vocero regional de la Policía, informó que capturaron a seis personas, de las cuales dos tienen antecedentes policiales. Decomisaron drogas, pistolas, fusiles, escopetas y hasta granadas de fragmentación.

También encontraron nueve motocicletas que usaban para movilizarse en la montaña y transportar la droga a otros puntos de San Pedro Sula. “Se trabajó junto con la Fiscalía para hacer esta operación donde al menos 25 personas se mantenían en el lugar que era usado como dosificación de drogas”, explicó Miranda.

Cabecillas de la MS están liderando ese tipo de campamentos donde preparan varios anillos de seguridad, haciendo vigilancias hasta con drones. Las autoridades detonaron varias de las granadas y no descartaron que la zona estuviera minada, por lo que equipos especiales hicieron una inspección minuciosa.

Según las investigaciones, el lugar funcionaba desde hace al menos dos años y podría ser el mayor santuario de la mara en el valle de Sula, pero al percatarse de la presencia de las autoridades, los jefes de la estructura criminal lograron escapar con drogas, armas y dinero. “Estaban bien organizados, manejaban fuertes cantidades de dinero, donde algunos de los cabecillas lo lideraba con estructuras parecidas a las usadas por los narcos en Colombia”, informó un jefe policial.

La Prensa