JAPÓN.

Ariana Miyamoto, de 21 años, es la primera japonesa mestiza que representará al país en el certamen Miss Universo 2015, lo cual ha levantado una ola de comentarios en la nación nipona. De madre japonesa y padre afroestadounidense, nacida y criada en una base naval de Estados Unidos en Nagasaki, Japón, puso el foco sobre un problema del que no se habla mucho en esa nación: el racismo.

La elección ha causado abundantes mensajes negativos, ya que los japoneses no estiman que alguien que sea “hafu”, mezcla de etnias, los represente.

Miyamoto decidió presentarse como candidata a Miss Nagasaki a raíz del suicidio de un amigo de su infancia que también era ‘hafu’, explicaba en una entrevista. ”Él tenía 20 años, un año mayor que yo entonces, y sufría problemas de identidad. Cuando murió decidí que tenía que hacer algo al respecto”, afirmaba Miyamoto. Mi objetivo es trabajar contra el problema de la discriminación en Japón, y si tengo la ocasión, en el resto del mundo”, expresó.