Madrid, España.

La obra de Picasso ' Cabeza de mujer joven', perteneciente al banquero español Jaime Botín, llegó a Madrid a bordo de un avión de la Guardia Civil, que la trajo desde Córcega (Francia) para que sea custodiada en el museo Reina Sofíamientras se aclara la polémica sobre su exportación.

En el avión viajaban agentes de ese cuerpo de seguridad, además de personal del Ministerio de Educación y Cultura y un restaurador del Museo Nacional Centro de Arte reina Sofía, entre otros, según informaron fuentes de la Guardia Civil.

La pintura, un óleo sobre lienzo valorada en 26,200.000 euros (28,985.000 dólares), fue intervenida por las autoridades aduaneras francesas en una inspección realizada en una embarcación atracada en el puerto de Calvi, cuando presuntamente iba a ser enviada por vía aérea a Suiza, a pesar de que la obra estaba declarada como no exportable por las autoridades españolas.

Jaime Botín solicitó a finales de 2012 autorización para exportar la obra, aunque le fue denegada la solicitud y se declaró a la obra expresamente inexportable.

Los abogados de Jaime Botin, hermano del fallecido presidente del Banco Santander, Emilio Botín, sostienen que no ha lugar el debate sobre si es o no exportable porque el cuadro fue pintado en el extranjero, fue comprado fuera de España y fuera ha tenido siempre su domicilio permanente.

Sin embargo, las autoridades españolas afirman que el cuadro ' Cabeza de mujer joven' lo pintó Picasso con 24 años en Gósol (Lérida, norte de España), pero además, es una obra de excepcional importancia para el patrimonio histórico común al no existir ninguna semejante en el país.

Está considerada una pieza clave en la evolución de la obra de Picasso, que a partir de ese momento desarrollará el cubismo e influirá en toda la pintura del siglo XX.

Según la Guardia Civil, el traslado a España, para su puesta a disposición judicial, se ha realizado de manera tan rápida gracias a los acuerdos internacionales de colaboración firmados con Francia y del auxilio judicial internacional.

El Grupo de Patrimonio Histórico de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que desde el pasado mes de mayo investigaba sobre el paradero de la pintura, continúa actualmente las pesquisas para el total esclarecimiento de los hechos.

La obra, custodiada por este cuerpo de seguridad, será depositada en el Museo Reina Sofía a disposición de la autoridad judicial.