Mientras en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) piden permiso para desechar más de 50 millones en medicamentos vencidos, en el hospital Mario Rivas a veces no hay ni siquiera acetaminofén.

El calvario de los pacientes empeora día con día. Las farmacias del Rivas están abastecidas en menos del 50%, reveló ayer el subdirector Carlos Caballero.

“Hay dificultades de abastecimiento a nivel central. Tenemos carencia en todo sentido, pero estamos haciendo los máximos esfuerzos para dotar al hospital de lo necesario y que los pacientes no tengan que comprar los medicamentos. El problema es que la oferta del hospital está muy corta en comparación con la demanda. El Rivas está diseñado para tener unas 520 camas y tenemos 680 pacientes, más lo que siguen viviendo”, agregó.

A esto se suma la falta de material quirúrgico, camillas, médicos y enfermeras, además de la carencia de equipo especializado para practicar cierto tipo de exámenes que en las clínicas privadas tienen costos elevados.

“Los pacientes tienen que comprar la mayoría, sino todos, los materiales y medicamentos que necesitan para ser tratados. En este momento no llegamos ni al 30% del abastecimiento en el hospital. Esta es la peor crisis que se ha vivido en salud.

No tenemos ni guantes para atender a los enfermos”, se quejó Carlos Espinoza, presidente del Colegio Médico de la zona en San Pedro Sula.

Agregó: “Es insólito lo que está pasando en el país. No se está invirtiendo en los hospitales. Nos hemos pronunciado en varias ocasiones, pero aún no tenemos respuesta”.

Llanto, gritos y hasta súplicas se escuchaban ayer en las interminables filas que se forman frente a la ventanilla de Estadística, donde tienen que ser registrados los pacientes que van a las emergencias de medicina interna y cirugía antes de ser atendidos y pasar a la farmacia.

“Por favor, déjeme pasar. No aguanto el dolor”, imploraba don Lázaro Martínez (75) en medio del tumulto de gente, esperando que le dieran un “chance”.

María Hernández, familiar de un paciente de ortopedia, habló indignada sobre la situación de su hermano, quien ya lleva más de un mes interno y no ha podido ser operado por no tener dinero para comprar las clavos y los materiales.
Irresponsabilidad

La crisis en el sistema sanitario va de extremo a extremo. El Tribunal Superior de Cuentas notificó ayer pliegos de responsabilidad por irregularidades en el manejo de medicinas en el IHSS.

Las autoridades del Seguro le solicitaron ayer un permiso a la Procuraduría General para desechar más de 50 millones de lempiras en medicamentos vencidos en pasadas administraciones.

Según Mario Zelaya, director ejecutivo del IHSS, existe un proceso de licitación de más de 500 millones de lempiras para la adquisición de medicamentos.

Sin embargo, para participar en esta compra, algunas droguerías han solicitado una carta de solvencia, que no ha podido ser entregada por la existencia de productos vencidos.

El monto de los materiales caducados asciende a 51.9 millones de lempiras, a pesar de la gran necesidad de medicamentos que ha existido durante años en el país.