10/08/2022
10:10 PM

Más noticias

Las posadas, una tradición que se mantiene en las comunidades

Los villancicos, compartir y el mensaje evangelizador forman parte de estas lindas actividades que se viven en muchos barrios sampedranos.

San Pedro Sula. Cada año, nueve días antes del 24 de diciembre, los sampedranos reviven el recorrido de José y María en Belén cuando pedían “posada” porque el niño Jesús estaba a punto de nacer.

Es una tradición que se mantiene aún en medio de la pandemia y que lleva alegría a las comunidades.

El año pasado no se realizaron las posadas por las medidas impuestas por Sinager, pero este diciembre en la mayoría de comunidades y parroquias católicas se vivió de nuevo esta tradición navideña.

Es común encontrar las procesiones de niños y adultos simulando la peregrinación de José y María al caer la noche. En la comunidad San Pablo, de la parroquia San Pedro Apóstol, se vive esa tradición.

En San Pedro Sula las posadas son una tradición cada diciembre. La cultura y la fe se conjugan.

Un grupo de niños vestidos como María y José acompañados de los peregrinos cantan villancicos por las calles y al llegar a una vivienda entonan desde afuera: “En el nombre del cielo, os pido posada pues no puede andar mi esposa amada...”.

Desde adentro de la vivienda les responden: “Aquí no es mesón, sigan adelante, no les puedo abrir, no vaya a ser un tunante...”. La peregrinación sigue su camino y llegan a otra casa donde los peregrinos cantan de nuevo: “Mi esposa es María es reina del cielo y madre va a ser del Divino verbo”.

Los caseros responden: “Eres tú José, tu esposa es María, entren peregrinos, no los conocía...”.

Las comunidades católicas evangelizan a través de estas tradiciones que reúnen a las comunidades y reviven el compartir y el recorrido de Jesús y María en Belén, los niños esperan con alegría estas actividades.

Abren las puertas de la vivienda y los peregrinos pasan adelante. Comparten la lectura bíblica del día, cantan villancicos y comparten un refrigerio.

Los niños reciben dulces y muchas veces los anfitriones de la posada comparten comidas de la época. En esta ocasión y debido a la pandemia los refrigerios son para llevar y todos los visitantes llegan con mascarilla y con sus respectivos desinfectantes de manos.

Los hogares donde dan posada a José y María adornan sus espacios con detalles navideños y ofrecen lo mejor para hacer sentir bien a los visitantes.

“Es una forma diferente, pero lo importante es que revivimos estas tradiciones tan bonitas”, dice la sampedrana Julia Méndez.

Las posadas, una tradición que se mantiene en las comunidades

El párroco de la iglesia Guadalupe, el padre Luis Amador, explica que las posadas en el ambiente cristiano católico forman parte de una tradición.

Además, tienen un contenido espiritual y un fundamento bíblico y es una oportunidad para evangelizar. Las posadas inician el 16 de diciembre cuando comienza la novena de Navidad y terminan el día 24, explica el sacerdote. Cada día representa un mes de embarazo de María, dijo.

El párroco detalló que las posadas tienen un contenido celebrativo porque reúne a las personas, los amigos, la familia, los vecinos y a toda la comunidad siempre se le comparte un texto de la palabra de Dios y en muchos lugares la gente acostumbra a ir con antorchas o faroles por las calles.

“Las posadas tienen una base bíblica, sirven para evangelizar y tienen toda una espiritualidad”, concluyó el sacerdote.

El niño Dios ha nacido en belén.¡Aleluya!