12/07/2024
07:02 PM

México aumenta deportación de niños hondureños

Al menos tres o cuatro veces a la semana ingresan buses llenos de personas deportadas del país norteamericano.


San Pedro Sula, Honduras.

Al menos 130 menores hondureños que venían deportados de México ingresaron al país este lunes por Corinto, frontera de Honduras con Guatemala.

René Arita, director regional de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf), manifestó que en los últimos meses el número de menores deportados se ha incrementado.

“En los buses que llegaron el lunes venían deportadas 209 personas, de las que 130 eran niños en edades entre recién nacidos hasta los 16 años”, informó el funcionario.

Al menos tres o cuatro veces a la semana ingresan buses llenos de personas deportadas, de las que gran parte solo baja de las unidades y en el mismo punto fronterizo retoma su camino en busca del anhelado “sueño americano”.

Las personas que llegan deportadas por Corinto son aquellas que fueron detenidas por las autoridades mexicanas o de Gautemala, es decir, que no pudieron ni tocar tierra de los Estados Unidos de Norteamérica. “Estamos analizando tomar medidas contra los padres que emigran con niños recién nacidos porque el camino es más arriesgado para ellos y corren más riesgo de perder la vida”, expresó Arita.

Según autoridades de la Dinaf, los menores que viajan con sus padres tienen por ley que ser recibidos por personal de esa institución en la frontera y llevados hasta sus instalaciones, adonde investigan si verdaderamente son sus progenitores o tienen parentescos cercanos.

Muchos de los menores que se van “mojados” solos a Estados Unidos huyen de la situación en la que viven en sus hogares, tales como los maltratos y el abandono, pues creen que en otro país su vida cambiará.

En otros casos, muchos padres de familias por el afán de tener a sus hijos con ellos exponen a los menores a muchos peligros, quienes por sus edades son presas fáciles de la bandas del crimen organizado.

Protección

A los menores deportados sin acompañantes, el personal del Dinaf los retiene hasta que sus familiares lleguen a reclamarlos con sus respectivos documentos.

“Hasta el momento, de los menores que han sido deportados no tenemos ninguno ingresado en los centros de recreación porque sus parientes los han reclamado; pero cuando tengamos niños que no aparezcan sus parientes serán remitidos al hogar Nueva Esperanza”, aseguró el funcionario.

Todas las personas que llegan deportadas a Corinto son recibidas por comisiones de la Cruz Roja que les apoyan con llamadas telefónicas para que se contacten con sus familiares y gestionan fondos para que los deportados que no tienen cómo regresar a sus hogares puedan obtener al menos los pasajes.

Más deportaciones

Conforme a lo expresado por Mari Carmen Aponte, embajadora estadounidense en El Salvador, Estados Unidos tendrá que repatriar a miles de menores centroamericanos indocumentados retenidos en los últimos meses en su territorio porque no puede legalizarlos.

“Esos niños que llegan indocumentados están fuera de estatus migratorio en Estados Unidos y, eventualmente, hay que repatriarlos”, afirmó Aponte en EUA.