23/11/2022
05:59 PM

Más noticias

Frenan millonaria inversión en SPS porque no hay energía

Unos $2,000 millones en inversión nacional y extranjera están detenidos porque la estatal no tiene capacidad para suministrarles energía, de acuerdo con la Chico.

San Pedro Sula, Honduras.

Más de 15 proyectos privados de inversión nacional y extranjera no se han construido en la ciudad por falta de capacidad de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) para abastecerlos del servicio eléctrico.

El crecimiento comercial y residencial ha sido grande en los últimos años en San Pedro Sula; sin embargo, la Enee no ha tenido la misma evolución y continúa operando con las mismas subestaciones y los circuitos saturados.

Actualmente hay dos situaciones: inversiones que no se llevan a cabo porque la estatal no puede garantizar el servicio, y empresas que se atreven e invierten en sus propios sistemas eléctricos. Esto último maximiza el costo de la obra, aunque, luego, la Enee les retorna esa inversión por medio del débito en la factura del consumo de energía mensual.

CLAVES

1. Pese a que una de las tareas de la Empresa Energía Honduras (EEH) desde que tomó el control de la distribución, medición y facturación de la energía eléctrica en 2016 era reducir las pérdidas técnicas y no técnicas, hasta ahora no ha tenido los resultados esperados. Para el caso, no han logrado ingresar a las zonas que están sin medición a instalar contadores.

2. Según la Comisión Económica para América Latina (Cepal), en un mes por apagones se pierden unos 300 millones de lempiras en el país. Son más de tres mil millones de lempiras que se pierden en un año, la zona más afectada es el valle de Sula y tanto las grandes empresas como los mipymes sufren por reducción en las ventas.

3. Para algunos expertos, la posible solución a la incapacidad de la Enee para dar energía a los nuevos proyectos es el involucramiento de inversiones del sector privado, ya sea como lo están haciendo las empresas por su propia cuenta o por medio de contratistas privados que construyen las líneas, las financian y posteriormente las cobran a sus clientes.

Desde hace varios años, muchos nuevos proyectos han hecho sus propias inversiones en líneas de transmisión para poder funcionar; por ejemplo, Altia Smart City, que está en expansión, el Century Business Square, la planta industrial que fabrica ropa deportiva en la 33 calle, plaza comercial La Foresta, plaza comercial Numa, la primera etapa de condominios de Hábitat para la Humanidad, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, entre otros.

Desde hace cinco años, la estatal reconoció en entrevista con Diario LA PRENSA que no puede desarrollar los sistemas de energía en los proyectos privados que están surgiendo en San Pedro Sula.

Los empresarios instalan las líneas y los circuitos con supervisión de la Enee y posteriormente les hace la devolución de esas inversiones por medio de la deducción en la tarifa mensual del consumo de energía. Aunque las autoridades aseguran que el tiempo de devolución se hace en un promedio de 24 a 36 meses, desarrolladores aseguran que el retorno de inversión tarda años. La Ley de Industria Eléctrica permite las inversiones privadas en caso de que la Enee no pueda dar respuesta.

Nahún Portillo, subgerente operativo regional de distribución de la Enee, conversó con LA PRENSA sobre la situación actual de la empresa y los planes de inversión que hay para la zona norte.

“Realmente, a la Enee le toca hacer todas esas inversiones; sin embargo, por la alta demanda y que la empresa no tiene para construir nuevos circuitos surgió la necesidad de crear un reglamento donde se le reconociera al inversionista una vez terminado el circuito que haya desarrollado.

De San Pedro Sula, que es la zona de mayor crecimiento, es de donde recibimos más demanda, más solicitudes de inversionistas, de empresas que demandan uno, dos y hasta cinco megas de energía. Nosotros tenemos que ver cómo les solucionamos, nosotros les reconocemos la inversión que hacen”, explicó.

Portillo informó que tienen en lista unos 18 nuevos proyectos pendientes que no han comenzado a construirse y que no se les ha podido dar respuesta en San Pedro Sula.

Quienes han realizado sus propias inversiones lo que hacen es instalar las líneas de distribución, que vienen desde la subestación más cerca hasta donde está el proyecto.

“La mayoría de proyectos que tenemos pendientes y que no le hemos dado una respuesta es porque hay una sobrecarga en los circuitos y por eso no le hemos dado resultados”, apuntó.

Plan de inversión

La estatal planea construir en San Pedro Sula la subestación de El Centro y la subestación de Calpules y repotenciar San Pedro Sula sur y La Victoria; pero esto podría ser en dos a más años. “Estas inversiones tuvieron que hacerse hace mucho tiempo; sin embargo, ahora que la Enee retomó la administración tendrá que ejecutar estos proyectos”.

El subgerente operativo regional de distribución detalló que están en proceso de licitación para comprar al menos cuatro subestaciones móviles.

De 18 a 24 meses se tarda la construcción de una subestación. En 2017 se alquilaron subestaciones móviles para beneficiar a Chamelecón y el sector noroeste.

Es importante mencionar que la Enee tiene en condición de alquiler cinco subestaciones móviles en el país, que son insuficientes y que son solo un paliativo, ya que la solución es construir nuevas subestaciones. Dentro del plan de mejora también está la compra de ocho transformadores de carga para repotenciar las subestaciones existentes.

“Esto no depende de nosotros, sino del financiamiento que encontremos para estas compras”. En el corredor de San Pedro Sula-Choloma-Villanueva hay 12 subestaciones de distribución y para solucionar el problema de energía eléctrica de raíz, en las 36 subestaciones en donde se tiene mayor problema, se requiere una inversión de $650 millones (incluye nuevas subestaciones y repotenciar las existentes).“No tenemos los recursos para construir las subestaciones que se necesitan, para lo que nos alcanza, con los fondos que nos ha desembolsado el Estado, es para la adquisición de subestaciones móviles y algunos transformadores de carga”, reconoció Portillo.

Reacciones

Kevin Rodríguez, director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), opinó que desde que se creó a la Secretaría de Energía se le habían asignado unos L80 millones anuales, pero en el presupuesto de 2022 se le asignaron L19,000 millones para trabajar en la reducción de pérdidas. “La prioridad debe ser que esos fondos cubran gran parte de la necesidad que se tiene en transmisión. Las subestaciones móviles no es una solución, más bien esa práctica debe terminar, eso es carísimo y no se resuelve el problema”.

Agregó que a la Enee, el presupuesto le aumentó en L14,000 millones. En 2021, el consumo de energía creció un 6%, superando el promedio anual del 5%.Fabián Brown, presidente de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), Capítulo Noroccidental, declaró que, de acuerdo con un análisis de la Chico, alrededor de $2,000 millones en inversión nacional y extranjera está detenida porque la Enee no tiene capacidad para darle energía.

“Si la Enee no se atreve a invertir es imposible que la ciudad logre un crecimiento económico y generar más empleo”, aseveró el profesional de la construcción. Brown pormenorizó que se necesitan al menos ocho nuevas subestaciones en la ciudad y distribuirlas por sectores, como el industrial, comercial y residencial.