15/05/2022
12:01 AM

Más noticias

Cierran sala covid-19 del hospital Leonardo Martínez

La unidad funcionó hasta el jueves 30 de diciembre, tras permanecer habilitada cerca de dos años. Fueron despedidos unos 250 empleados.

San Pedro Sula, Honduras.

En un momento en que la pandemia parece estar fortaleciéndose nuevamente en el país debido a la variante ómicron, autoridades tomaron la decisión de cerrar la sala covid-19 del hospital Leonardo Martínez.

Empleados de la unidad informaron a LA PRENSA que el martes 28 de diciembre fueron notificados de que la sala sería cerrada, sin que les dieran mayores explicaciones de la determinación, y fue dos días después (el jueves) cuando comenzó el desmantelamiento de los equipos y el traslado de los mismos.

Jacobo Coto, coordinador general de covid-19 del Leonardo, explicó que de manera inesperada los jefes de área fueron llamados a una reunión para avisarles de que la sala del centro asistencial sería cerrada por instrucciones de la Secretaría de Salud.

Con el cierre de la sala están quedando sin trabajo al menos 250 empleados, de los casi 500 que estaban en el lugar, quienes fueron liquidados tras la clausura de la unidad.

Pero además de esto, los sampedranos quedan sin un establecimiento de atención ante el covid-19. “Se les adeudaba el mes de diciembre y el treceavo mes, que se les pagó el día 30, y ese mismo día les dieron el finiquito de los derechos adquiridos”, manifestó Coto.

Luis Ramírez, uno de los empleados despedidos, detalló que la administración del hospital llamó a todos los empleados despedidos a firmar la liquidación correspondiente, pero que solo el 50 por ciento de los afectados lo hizo.

La otra mitad, pese a no haber firmado la liquidación, recibieron la acreditación de sus prestaciones laborales.

“No le damos tanta importancia al finiquito, aquí lo importante es que somos más de 250 empleados que quedamos por fuera, que hemos sido despedidos, empleados que estábamos amparados en un decreto que establecía que íbamos a ser nombrados”, agregó.

Los exempleados de la sala no descartan acciones legales y protestas para los próximos días con el fin de pelear por sus derechos luego de haber arriesgado su vida en la emergencia sanitaria.

La sala funcionó desde el 20 de marzo de 2020 y brindó 14,980 atenciones.