“No están solos” concluirá esta semana limpieza en la colonia Céleo Gonzales

Autoridades dijeron que las labores serán extendidas hasta la noche en otras zonas para avanzar más rápido.

Pobladores de las colonias inundadas continúan trabajando en la limpieza de sus casas de la mano de trabajadores municipales y de Gobierno.
Pobladores de las colonias inundadas continúan trabajando en la limpieza de sus casas de la mano de trabajadores municipales y de Gobierno.

San Pedro Sula, Honduras.

Las buenas noticias empiezan a llegar para más de 1,200 familias de la colonia Céleo Gonzales que en noviembre del año pasado sufrieron la devastación de las tormentas tropicales Eta y Iota.

Luego de mantener por más de 45 días las labores de limpieza en el sector, autoridades informaron ayer a LA PRENSA que los operativos culminarán a finales de esta semana, lo que permitirá que muchos pobladores puedan comenzar a regresar a sus viviendas.

Mario Pineda, ministro de Plan de Nación y coordinador de la operación “No están solos”, dijo que posterior a las tareas de eliminación de escombros de las calles vendrá el dragado de un kilómetro del crique que pasa por la Céleo y del sistema de alcantarillado que quedó obstruido tras las inundaciones, proyecto para el que están analizando las propuestas de tres empresas especializadas.

El funcionario explicó que finalizar los operativos en la Céleo permitirá trasladar la maquinaria a otras zonas afectadas como Chamelecón y la Rivera Hernández, donde en aproximadamente dos semanas las jornadas de trabajo serán extendidas hasta la noche.

“En dos semanas vamos a tener la disponibilidad para trabajar en la noche y así no parar, obviamente esto hará que los costos aumenten en un 40%”, detalló Pineda.

En cuanto a los avances en la limpieza de Chamelecón y la Rivera Hernández, manifestó que las zonas no estarán totalmente libres de basura hasta finales de febrero o principios de marzo.

Añadió que la labor de limpieza incluye la incorporación de 315 máquinas, más de 200 colaboradores y 27 empresas contratadas.

Los damnificados por su parte tienen la esperanza de poder retornar a sus hogares lo antes posible. “Es lo que más queremos, poder estar tranquilos, volver a la vida que llevábamos antes”, señaló Mayrín Castro, vecina de Chamelecón.

La Prensa