Artesanos de Guamilito luchan para no dejar morir sus negocios

Esta semana fue inaugurada la plaza en donde estarán temporalmente los locatarios

La plaza provisional de Guamilito está en la 7 calle entre la 7 y 8 avenidas.
La plaza provisional de Guamilito está en la 7 calle entre la 7 y 8 avenidas.

San Pedro Sula, Honduras.

Tres meses se cumplieron el pasado 17 de septiembre del incendio que consumió gran parte del emblemático mercado Guamilito de San Pedro Sula, tragedia que dejó prácticamente en la calle a más de 70 familias que se dedicaban en su mayoría a la venta de artesanías.

Pero a este tiempo la historia es otra, ya que con el esfuerzo de todos los vendedores recientemente inauguraron la plaza provisional donde estarán ubicados mientras es restaurado el mercado.

km-guamilito-20920 (3)(800x600)
En el lugar están atendiendo de lunes a domingo de 8:00 am a 6:00 pm respetando las medidas de bioseguridad.

Gina Andara fue una de las artesanas que perdió todo en el siniestro tras más de 20 años de vender en el lugar, sin embargo, aseguró que están luchando para no dejar morir sus negocios.

LEA: Locatarios del mercado Guamilito resurgen en un predio rentado

“Fue triste, pero nosotros ese día lloramos y ese mismo día empezamos a armar un plan de trabajo para saber qué íbamos a hacer. Nuestro propósito estando ahora aquí es amortiguar un poco el golpe económico del que venimos”, dijo Andara.

Doña Magda Gutiérrez fue otra de las comerciantes que aquel triste 17 de junio vio convertirse en cenizas el trabajo de más de dos décadas y con el cual logró sacar adelante a sus hijos.

km-guamilito-20920 (4)(800x600)
En el lugar están atendiendo de lunes a domingo de 8:00 am a 6:00 pm respetando las medidas de bioseguridad.

La artesana indicó que sus pérdidas superaron el millón de lempiras, ya que todo se quemó, pero con ayuda de personas generosas ha logrado surtirse nuevamente para poder estar en la plaza temporal. “Vamos poco a poco, sabemos que va a ser un poco difícil levantarnos a como estábamos antes y más porque estamos con esto de la pandemia, pero pese a eso los sampedranos están viniendo a comprarnos y eso nos llena de mucha fe”, refirió Magda.

Roy Domingo fue uno de los primeros artesanos en llegar al mercado, pues lleva 37 años de permanecer en el lugar, y a pesar de su avanzada edad, trabaja cada día como si fuera el primero para sacar a flote su negocio.

Él junto con todos los vendedores tienen cifradas sus esperanzas en el último trimestre del año para recuperar un poco de las pérdidas registradas durante 2020. Esperan que con la llegada de la temporada navideña aumente el movimiento económico con la visita de turistas nacionales y extranjeros.

La Prensa