14/08/2022
05:30 PM

Más noticias

Mantén tus lácteos en óptimas condiciones

Formas adecuadas de conservación, temperaturas correctas, cómo escogerlos, comprarlos y manejarlos para que los mismos te duren por más tiempo

Inocuidad alimentaria

San Pedro Sula, Honduras.- Los lácteos son alimentos que por su composición nutrimental requieren un cuidado especial. Siempre deben mantenerse a una temperatura de conservación por debajo de los 4 °C y su vida de anaquel no es muy prolongada.

Especialmente en época de calor es importante considerar además de las condiciones de conservación (refrigeración), las de traslado del súper a la casa: haz tus compras en horarios de menos calor y con un tiempo de traslado corto.

¿Cómo comprar y conservar? Programa de manera semanal la cantidad real de lácteos que consumes en casa para evitar desperdicios innecesarios.

Aquí te damos unas recomendaciones de la ingeniera en alimentos Debby Braun para que mantengas todos tus productos lácteos en condiciones óptimas para tu consumo y el de tu familia.

TE INTERESA: Aspectos importantes que debes conocer sobre el metabolismo

LECHE

Recuerda mantener una temperatura adecuada y uniforme en la nevera para que la leche no se descomponga, provocando que tu familia o tú se enfermen.

- Prefiere leche ultrapasteurizada, que no requiere refrigeración (hasta que es abierta) y su vida de anaquel es de varias semanas hasta meses.

- Evita comprar leche pasteurizada, que debe mantenerse refrigeración desde el lugar de compra y su vida de anaquel es muy corta.

- La leche en polvo es una buena opción. Su traslado y conservación son sencillos y tiene una larga vida de anaquel. Puede ser usada para consumirse como leche regular o en la preparación de guisos y postres.

- No es recomendable su congelación.

CREMA

Si compras crema de corta duración, trata de adquirir solo lo que necesitas para determinada preparación.

- Prefiere crema ácida o neutra en una presentación enlatada que no requiere refrigeración (hasta que es abierta) y su vida de anaquel es larga.

- Evita comprar crema que deba mantenerse en refrigeración desde el lugar de compra; su vida de anaquel es muy corta.

MIRA TAMBIÉN: Hábitos sanos: 10 formas de enseñar a tus hijos a comer

- La crema para batir es una buena opción en cualquier presentación que no requiera refrigeración para su conservación.

YOGUR

No olvides que el yogur no debe congelarse, pero sí debe conservarse a muy baja temperatura.

- Todo yogur requiere de refrigeración, debe mantenerse a una temperatura menor a 4 °C.

- Es recomendable cuidar mucho su traslado a casa e inmediatamente conservar en refrigeración.

- Consérvalo en condiciones óptimas en el envase original.

QUESOS

El cajón inferior del refrigerador es el espacio diseñado para conservar quesos y carnes frías

- Todos requieren refrigeración, son sumamente vulnerables a temperaturas mayores a 4 °C, por lo que es recomendable cuidar mucho su traslado e inmediatamente conservarlos en refrigeración.

- Elige presentaciones pequeñas, preferentemente empacadas de origen (desde su fabricación). Su manipulación es más higiénica; la posibilidad de contaminación, menor y se consumirán antes de caducar.

- Los quesos más vulnerables son los frescos: contienen mayor cantidad de agua y corren con mayor riesgo de contaminación.

- Los quesos a granel tienen mayor manipulación y corren el riesgo de contaminarse más fácilmente al momento de rebanarlos, pesarlos, empacarlos...

- Una pieza entera se conservará; sin embargo, una presentación rebanada de origen (desde su fabricación), mientras se manipule y conserve adecuadamente en refrigeración, es una buena alternativa.

- Es importante leer en cada presentación la fecha de caducidad y respetarla, aún en quesos madurados o untables.

- Conserva en condiciones óptimas en el envase original; en caso de que se deteriore, nunca guardes el queso sin tapar, puedes utilizar una bolsa de polietileno con sellado hermético.

- Al congelar quesos frescos se afecta tanto la textura como el sabor de los productos; en el caso de los quesos madurados (que contienen menos agua), se ve afectada su textura al momento de descongelar.