El caso de Damaris, una niña de tres años de edad que fue raptada, torturada y violada por un hombre de 48 años en la ciudad de Chiclayo, al norte de Perú, y que se volvió tendencia mundial a mediados de junio, fue la clave para que la protagonista de este reportaje y decenas de mujeres del grupo cerrado de Facebook “Mommy & Tribe” de San Pedro Sula confesaran de manera anónima y voluntaria diversas y repudiables formas de abuso.