01/12/2022
11:22 PM

Más noticias

2021: El año más escaso en rebajas a los combustibles

En tan solo siete meses y medio, el presente año también registra los mayores incrementos de precio

San Pedro Sula, Honduras

Tradicionalmente, los precios de los combustibles en Honduras, como en otras partes del mundo, tienen sus altibajos.

Este comportamiento por lo general refleja los vaivenes del mercado internacional del crudo, pero en 2021, la situación parece haber ido un paso más allá, no solo reflejando la tendencia del mercado, sino sobrerreaccionando a él.

Este año se ha caracterizado por ser el que menos rebajas a los combustibles registra en los últimos años.

Para efectos de comparación, se cotejaron los datos de cuatro años consecutivos entre 2017 y 2020, además de los primeros siete meses y medio del presente año.

El resultado es una marcada escasez de rebajas, fenómeno que ocurre en momentos en los que la economía se encuentra fuertemente golpeada por los efectos de la pandemia, a la vez que lucha por su recuperación.

Escasez de rebajas

Al comparar los datos de años anteriores, hallamos que, en promedio, los precios de los combustibles registraban de media unas 22 rebajas por año entre los principales combustibles de mayor consumo (gasolina superior, gasolina regular y diésel).

Este año, tanto la gasolina superior como la regular, registran rebaja en apenas 5 de las 33 semanas que llevamos del año. Un poco más generoso ha sido el diésel, que registra 8 rebajas en el mismo período.

Este proceso de estira y encoje provoca que cada carburante aumente y disminuya su precio a lo largo del año, resultado de la suma de todos los aumentos semanales menos la suma de todas las rebajas.

Tomando como referencia el precio de la gasolina superior en San Pedro Sula, se encontró que, entre los años 2017 y 2020, el precio promedio fue de L23.58 por litro.

En 2021, por otro lado, cuanto restan 19 semanas para que termine el año, el precio promedio de este carburante ya supera el promedio de los cuatro años anteriores, al alcanzar esta semana (16 de agosto) un precio promedio de L25.11 por litro.

Por lo general, aunque con algunas excepciones, los combustibles siempre suben más de lo que bajan a lo largo del año, pero la cadena de aumentos constantes ha dado como resultado los combustibles más caros en los últimos años.

En 2017, los aumentos entre los combustibles de mayor consumo, de hecho, redujeron su precio entre L0.18 y L0.81 ; en 2018, por el contrario, aumentaron entre L2.15 y L2.56, situación que se repitió en 2019 con aumentos que oscilaron entre los L0.65 y L1.84.

En 2020, en gran parte por el retroceso económico global provocado por la pandemia, los principales carburantes bajaron entre L4.26 y L5.63 por litro. Pero en 2021, y sin haber terminado el año, siquiera, los aumentos han estado en el orden de entre L3.96 y L4.61, es decir, por encima del nivel de los tres años anteriores a la pandemia.

Es así que el mercado de consumidores de Tegucigalpa y alrededores superó la marca de los 100 lempiras por galón (L26.42 por litro), a finales de mayo, mientras que el de San Pedro Sula hizo otro tanto poco más de un mes después, a comienzos de julio y se han mantenido por sobre ese nivel desde entonces.

Si distribuimos equitativamente las rebajas a lo largo del año, encontramos que, entre 2017 y 2020, la gasolina regular registraba, en promedio, una rebaja cada 2.3 semanas; la gasolina superior bajaba de precio cada 2.4 semanas; mientras que el diésel bajaba casa 2.3 semanas.

En 2021, los consumidores han tenido que esperar un promedio de 10.4 semanas (un poco más de 2 meses y medio) entre una reducción de precio y la siguiente, entre quienes consumen gasolina superior o regular. Entre los que consumen diésel, el promedio es de 6.5 semanas entre rebajas.

Factores de alza

Como ya se mencionó, el mercado de crudo es un factor que más influye en el comportamiento de los precios de los combustibles. Pero no es el único.

Honduras obtiene la mayor parte de su suministro del mercado de los Estados Unidos y, como señala Mario Delcid, exasesor de la industria petrolera hondureña, varios elementos han influenciado ese mercado en el último año y medio.

“La situación con los precios de los combustibles viene de las regulaciones establecidas por el gobierno de los Estados Unidos, cuando eliminaron el oleoducto Keystone XL, entre otros factores que (habían) puesto a Estados Unidos en una posición bien ventajosa, que ahora, hasta cierto punto, se ha perdido”, señala Delcid.

El experto señala también que la industria petrolera atraviesa por situaciones cíclicas durante las cuales los precios de deprimen o se disparan. A medida que la situación económica mundial trata de recuperarse del impacto de la pandemia, estimula el mercado petrolero a subir los precios en anticipación de un esperado aumento de la demanda.

¿Qué se puede esperar a corto plazo? “El ciclo se sigue y aunque tiene altas y bajas, la tendencia general es hacia el alza”, dice Delcid, aunque reconoce que hay una cierta estabilidad en la que, si bien los precios no dejan de subir, lo hacen de manera más bien gradual.

“Esperaría algunas rebajas” para lo que resta del año, dice Delcid con toque de optimismo, sin embargo, a la vez recuerda que, en un mercado tan volátil como el de los hidrocarburos “cualquier cosa puede pasar”.