26/09/2022
02:36 PM

Más noticias

Por viruela del mono viene fuerte vigilancia en terminales, puertos y aduanas de Honduras

Hasta el 25 de mayo, Migración no había recibido ninguna notificación sobre restricciones de ingreso de viajeros, confirmaron fuentes a LA PRENSA Premium.

San Pedro Sula, Cortés.

Cuando ni siquiera el mundo ha superado los embates de la pandemia del covid-19, otra enfermedad irrumpe con fuerza en diferentes países, la viruela del mono se expande por el mundo.

Las autoridades de salud pública en Honduras se preparan para mantener estrecha vigilancia en las terminales aéreas, marítimas y terrestres ante el posible ingreso de viajeros que puedan estar afectados por la viruela del mono.

Aarón Bueso, jefe de vigilancia de la Secretaría de Salud, indicó este miércoles que “estamos trabajando con la Oficina Sanitaria Internacional (OSI) y las 20 regiones, seguimos elaborando un plan de acción y lineamientos para posteriormente socializarlo”.

Los aeropuertos representarían el principal centro de ingreso de personas afectadas con el virus debido a la afluencia de personas del extranjero.

La Secretaría de Salud envió recientemente alerta epidemiológica a nivel nacional sobre la situación mundial, definición de la enfermedad, casos sospechosos y confirmados de los países notificados, síntomas y signos de la enfermedad, para realizar el abordaje, manejo y tratamiento, así como especial atención para la población migrante retornada y de tránsito por el territorio nacional.

Medidas

La OSI ha reforzado la vigilancia ante la posible detección de casos de viruela del mono. Las operaciones se han diseminado en los aeropuertos Ramón Villeda Morales, de San Pedro Sula; Golosón, de La Ceiba; Toncontín, de Tegucigalpa; Juan Manuel Gálvez, de Roatán; Palmerola, de Comayagua; por el flujo de viajeros nacionales, regionales y del resto del mundo.

De igual manera en los puertos marítimos que operan en Puerto Cortés; Cortés, Puerto Castilla, en Trujillo; Roatán; Puerto Lempira, en Gracias a Dios; El Henecán, en Valle; Tela y La Ceiba, en Atlántida.

Relacionada: Honduras activa alerta epidemiológica en hospitales por viruela del mono

Del mismo modo en las aduanas de El Florido, en Copán; Agua Caliente, en Ocotepeque; y Corinto, en Omoa, colindantes con Guatemala. Así también en El Poy, en Ocotepeque; Mocalempa, en Lempira; Pasamonos, en La Paz; y El Hamatillo, en Goascorán, colindantes con El Salvador.

Asimismo, en Guasaule y La Fraternidad, en Choluteca; Las Manos, en El Paraíso; y el paso fronterizo de Trojes, todos colindantes con Nicaragua.

Estado de alerta en Centroamérica

1. Guatemala: se mantiene en observación a las personas con antecedentes de viaje a países con reporte de casos de la viruela del mono, también las procedentes de África Occidental y del Congo, donde la enfermedad es endémica.

2. El Salvador: especialistas salvadoreños no descartan que la viruela del mano llegue a su país, pero llaman a la calma a su población, pues argumentan que es una enfermedad leve, de baja o sin letalidad.

3. Nicaragua: el Gobierno activó el pasado lunes la alerta epidemiológica por la viruela del mono, como una medida preventiva, ya que hasta ahora no se reporta ningún caso. Mantienen coordinación con la OPS para mirar su comportamiento.

4. Panamá: funcionarios sanitarios de Panamá han reforzado la vigilancia epidemiológica en los puntos de ingreso al país para facilitar la detección de posibles casos y realizar las alertas necesarias si se presentan casos sospechosos de la viruela del mono.

5. Costa Rica: médicos están casi seguros que el virus llegará debido a la comunicación de masas, migración de personas y movimiento de productos. Costa Rica cuenta con un consolidado sistema de vigilancia clínica y de laboratorios.

Juan Interiano, gerente del aeropuerto Juan Manuel Gálvez, manifestó que “estamos trabajando con las autoridades sanitarias sobre cómo se va a manejar en la terminal aérea, por lo que se organizaron reuniones para esta semana. Sabemos que si bien es cierto toda la población debe tener precaución respecto a esto, buscaremos que los pasajeros estén seguros”.

El ejecutivo recordó que en el aeropuerto Juan Manuel Gálvez están recibiendo con frecuencia personas de Estados Unidos y Canadá, así como de los demás países de Centroamérica. “Roatán es una perla turística, por lo que este tema lo estamos mirando con importancia, y aunque por ahora hay temporada baja, nos vamos a preparar con lo necesario para cuando aumente el flujo de pasajeros”, añadió.

Fabricio Rivera, médico de la Empresa Hondureña Infraestructura y Servicios Aeroportuarios (Ehisa), que administra los aeropuertos Juan Manuel Gálvez, Golosón y Ramón Villeda Morales, respecto a la prevención y vigilancia de la posible entrada de la enfermedad a Honduras, indicó que “la labor la realiza la Secretaría de Salud a través de sus diferentes entidades, y en este caso, la vigilancia de las fronteras le corresponde al órgano de la OSI , y dependiendo de las disposiciones que así declare respecto a la enfermedad la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Todo se canaliza en el país a través de la Secretaría de Salud, nuestra labor como administradores de los aeropuertos, inten ando disminuir el riesgo de contagio para los usuarios, se mantiene como hasta ahora, cumpliendo los protocolos de bioseguridad y recomendaciones internacionales que ya se aplican. Por suerte, la prevención de la viruela del mono es básicamente la misma que para la covid-19, porque son compartidas las mayorías de las vías de contagio de la enfermedad”, subrayó.

El especialista prosiguió diciendo que “el protocolo de bioseguridad que ya se aplica para la covid-19 es útil para la prevención de la enfermedad emergente, de la cual aún no se tienen registros de contagios en el país”.

Orígenes

La viruela del mono es una vieja enfermedad conocidas para la población de África, sobre todo en las regiones central y occidental. El virus se identificó por primera vez en 1958 en Noruega, en una población de simios, de allí el nombre de la enfermedad.

Fue hasta en 1970 cuando se detectó el primer caso en humanos en la República Democrática del Congo, y según investigaciones, especies de ardillas y roedores serían los huéspedes del virus.

Aún no hay vacuna contra la viruela del mono, pero datos de la OMS indican que la vacuna contra la viruela original tiene hasta un 85% de efectividad.

El experto sanitario Óscar Aguilar, quien trabaja en el aeropuerto Villeda Morales como parte del equipo de la OSI, expuso que “el plan de contingencia es el mismo que del covid-19, todo se ha manejado similar desde el pasado 18 de mayo que activamos funciones específicas de alerta”.

Explicó que si un pasajero durante el viaje es reportado como sospechoso o confirmado con el virus, dicho caso deberá ser comunicado por el personal del vuelo al equipo de la OSI en el aeropuerto a través de la torre de control y así captarlo mediante el equipo de contingencia. De comprobarse que tiene viruela del mono se deberá llamar una ambulancia del 911 para trasladar al pasajero a determinado centro de salud u hospital, donde le deberán realizar exámenes y trabajo epidemiológico que incluye preguntas sobre el lugar de procedencia, últimos recorridos y recientes actividades hechas.

Quedará a disposición de aislarlo por parte del personal sanitario. Los protocolos indican que si viene de un país donde hay casos deberá será entrevistado y completar una ficha.

En el Villeda Morales operan varios miembros de la OSI durante la mañana debido a la concurrencia de vuelos, bajando estos en la tarde y noche. Este filtro humano de especialistas son los llamados a vigilar posibles casos de virus en las terminales.

Ex viceministro de Salud

Roberto Cosenza sugirió extrema vigilancia sanitaria en las entradas y salidas del país.

Roberto Cosenza

Honduras no registra ningún caso de viruela del mono, pero existe una amenaza latente.

Por viruela del mono viene fuerte vigilancia en terminales, puertos y aduanas de Honduras

El ex viceministro de la Secretaría de Salud, Roberto Cosenza, aseguró que la población hondureña no debe alarmarse por la viruela del mono, sin embargo, reconoció que esta infección llegará tarde o temprano al país mediante brotes, pero jamás alcanzará el nivel de epidemia. Cosenza previó que el uso de la mascarilla, el distanciamiento físico y el lavado frecuente de manos con agua y jabón, prácticas que están vigentes en Honduras desde la llegada de la pandemia en el año 2020, ayudará sustancialmente para que este virus no tome fuerza.

“A diferencia del covid-19, esta enfermedad no es de recién aparecimiento, tampoco tiene alta letalidad”, recordó Cosenza, quien apuntó también que en comparación al covid-19, que cuya persona podía contagiar hasta 10 más, la viruela del mono puede infectar de dos a tres personas más y después de eso el virus se debilita.

“Lo más importante es mantener la vigilancia, pero hay que aceptar que en el país sí habrán casos, no vamos a ser la excepción. Van a seguir surgiendo nuevos estudios sobre la evolución del virus y hasta entonces vamos a saber si lo que pueda llegar a Honduras es la misma cepa o diferente”, detalló.

También comentó que la viruela del mono no será detectada al ingresar a las fronteras, sino hasta entrar a los hospitales y centros de salud por síntomas, contrario al covid-19, donde se realizaban evaluaciones y se obtenían resultados inmediatos.