10/08/2022
12:02 AM

Más noticias

“Estamos preocupados”: cuotas altas de casas ahogan a hondureños

Pese a que muchas familias están llegando en masa para adquirir su vivienda, Banhprovi tarda en agilizar los desembolsos para préstamos en bancos, denuncian.

San Pedro Sula, Honduras.

Mauricio Pastrana, un psicólogo clínico que vive en Rancho Tara, San Pedro Sula, aplicó a un préstamo de L2.9 millones desde finales de 2021, y aunque ya le entregaron la casa, le ha tocado que pagar cuotas de L25,000 y con una tasa del 7.7%, puesto que aún Banhprovi no ha destinado los fondos que lo oxigenarían.

“Hicimos gestión con un banco, pero el atraso ha sido Banhprovi, no nos ha salido el redescuento, estamos esperando desde hace siete meses y pagando una cuota alta. Ya estamos a la mitad de 2022 y no miramos nada, pedimos mayor agilidad al respecto”, demandó el profesional. Algo similar está atravesando Estéfany Villamil, una ingeniera en computación que trabaja para la Fundación Junior Achievement en Tegucigalpa, quien junto a su esposo están desesperados porque nos les dan un permiso de construcción en Tatumbla, Francisco Morazán.

El préstamo al cual aplicaron ronda los L1.2 millones para compra de terreno y construcción. El proceso comenzó en marzo de este año, esperaron al menos semana y media para que les aprobasen el préstamo.

“Estamos solicitando permiso de construcción y solo se hizo el primer desembolso porque Banhprovi se tarda de tres a cuatros meses para hacerlo, entonces el banco prefiere realizarlo con anticipación, pero estamos pagando L13,158 en cuotas y con una tasa del 9.7%. Estamos preocupados porque los salarios, la canasta básica y los combustibles no dan para cubrir una cuota tan alta”, expuso la joven.

Todo caro

Carlos Acosta, ejecutivo de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción(CHICO), aplaudió la reducción de tasas de interés y ampliación del plazo por parte de Banhprovi porque la cuota queda pequeña y la gente puede tener mayor acceso a vivienda; sin embargo, instó al Gobierno a agilizar la tramitología de permisos de construcción en el caso de las urbanizaciones, ya que esta ha estado demorando entre tres a cuatro años, y la propuesta es que sea de seis meses a un año.

“Miramos que hay bastante interés por parte de los desarrolladores para invertir”, dijo Acosta. El directivo reconoció también que en este momento para el hondureño asalariado es difícil construir casa con fondos propios y sin el apoyo del Gobierno, puesto que el precio de los materiales de construcción está alto. Dato. Construcción en Honduras genera 250,000 empleos directos y un millón de indirectos.

Agente de bienes raíces

“En San Pedro Sula ya casi no hay proyectos de casa social”

Keyda Villafuerte

Entre los nuevos atractivos figuran venta de casas usadas y nuevas, préstamos al 100% en algunos casos y mejoras.

“Estamos preocupados”: cuotas altas de casas ahogan a hondureños

Keyda Villafuerte, quien trabaja para una inmobiliaria, indicó que actualmente para optar a una vivienda media se debe devengar entre L40,000 a L65,000, con cuotas de L20,000 o más. Mientras que para vivienda social las cuotas andan entre L3,000 a L6,000.

“San Pedro Sula es una de las ciudades más sectorizadas del país, prácticamente ya no hay proyectos de casa social, la mayoría son de clase media hacia arriba y en sitios como: Campisa, La Hacienda, Los Álamos, Los Alpes, Jardines del Valle, Universidad, Salamanca, Villas Paraíso y otros. Las que han quedado como vivienda social son Bosques de Jucutuma, así como en Choloma y Villanueva”, indicó.

Datos

1. Bancos están abiertos a cualquier cliente que viva en zonas marginales para acceder a préstamo de casa siempre que demuestre capacidad de pago.

2. Ante mora en el pago de cuotas por pérdida de empleo, el usuario debe acercarse al banco para que le facilite un mayor plazo y no pierda su casa.

Villafuerte mencionó también que los bancos no están prestando dinero para vivienda en sectores como Rivera Hernández, Chamelecón, López Arellano y en los bajos, en el caso de Choloma; Céleo Gonzales, Montefresco, gran parte de La Lima e incluso en residenciales sampedranas como Valle Escondido, por el riesgo.