Población de Honduras rozará los 14 millones hacia 2050

Estimaciones publicadas por la ONU anticipan que el país tendrá un crecimiento poblacional constante durante los próximos 60 años antes de estabilizarse

Aunque la población hondureña todavía se mantiene relativamente joven, el segmento demográico de los mayores es uno de los que más crece en número.
Aunque la población hondureña todavía se mantiene relativamente joven, el segmento demográico de los mayores es uno de los que más crece en número.

Redacción

Honduras se encuentra próxima a alcanzar la marca de los 10 millones de habitantes, de acuerdo con un exhaustivo estudio publicado por la ONU con datos actualizados hasta junio de 2019.

Según dicho estudio, la población hondureña alcanzó los 9.9 millones de habitantes a mediados del año pasado, de los cuales, 50.04% son mujeres, mientras que los hombres se quedan levemente atrás con el 49.96% restante, una proporción que se ha mantenido relativamente estable desde hace décadas.

Proyectándose hacia el futuro, el estudio antes citado prevé que la población hondureña mantendrá un crecimiento sostenido durante los próximos 60 años, de acuerdo con la variación media calculada por los técnicos del organismo internacional.

En base a esa proyección, se calcula que Honduras rozará los 14 millones de habitantes para el año 2050 (13.8 millones de habitantes), cifra que seguirá creciendo por los siguientes 30 años hasta alcanzar su pico máximo alrededor del año 2080, cuando se calcula que la población alcance los 15 millones de habitantes, para luego pasar a estabilizarse e incluso decrecer en los años subsiguientes.

88
Habitantes
Por kilómetro cuadrado es la densidad de población en Honduras, de acuerdo con las últinas cifras.

De lo anterior se desprende que la tasa de crecimiento de la población si bien se mantendrá en alza, bajará su ritmo actual.

Dicha tasa de crecimiento, indican los datos, se mantiene progresivamente a la baja desde la década de 1980, cuando se movía en el rango de 3.04% anual y que actualmente es de 1.67%.

Hay que señalar, no obstante, que la tasa de crecimiento poblacional anual, todavía se encuentra por encima de la media mundial, que se sitúa en 1.09%.

Edad promedio al alza

Uno de los hallazgos del estudio de población es que la edad promedio de la población se mantiene progresivamente al alza desde hace ya tres décadas.

Hacia mediados del siglo XX, la edad promedio de la población era de 18.8 años, dando inicio a una tendencia hacia la baja que alcanzó su efecto máximo hasta comienzos de la década de 1980, cuando el hondureño promedio tenía una edad de 16.1 años.

Desde entonces la situación se ha revertido y pese al incremento de la población, en su conjunto, los hondureños hoy en día tienen una edad promedio de 24.3 años, que si bien permite considerar que Honduras todavía tiene una población relativamente joven, también representa un avance de ocho años en el envejecimiento de sus habitantes.

“Viejenials”

Interesantemente, los estudios de población de la ONU muestran que los segmentos de más edad de la población hondureña son los que más han venido creciendo en las últimas décadas a medida que se incrementa la esperanza de vida de la persona promedio.

De hecho, las personas mayores de 40 años ya representan el 24.8% de la población hondureña, es decir, la cuarta parte. Y esta tendencia se mantendrá en aumento en las próximas décadas.

Esta clase de situaciones las vienen experimentando otros países desde hace algún tiempo, por lo que solo es cuestión de tiempo antes de que Honduras se una con fuerza a esta tendencia mundial.

La ONU calcula que en los próximos 30 años, el 16% de la población tendrá más de 65 años, frente al 9% de la actualidad y este colectivo, en su conjunto, superó en 2018 por primera vez en la historia al segmento más joven de la población mundial (los menores de 5 años) para superar en número a los menores de 15 hacia mediados de siglo.

La mayor longevidad de la población representa evidentemente grandes desafíos a los sistemas sanitarios y de jubilaciones, pero también oportunidades.

En algunos países ya se habla de la silver economy (economía plateada) o economía de las canas, en la cual las tecnologías y los productos para vencer o subsanar los efectos del envejecimiento se convertirán en un gran negocio.

Los avances médicos terminarán por provocar una nueva etapa vital para las personas mayores. Individuos entre 55 y 70 años se mantendrán como consumidores por más tiempo que en décadas anteriores, por lo que la revolución provocada por este grupo demográfico ya ha sido bautizado como la “generación plateada” o “viejenials”, un juego de palabras que hace eco de los “milenials” y los más recientes “centenials”.

La economía de las canas tiene dos vertientes. Por una parte ofrecerá productos y servicios para personas que busquen llevar una vejez activa y por otra la que atenderá a las personas de peor salud que necesiten cuidados especializados.

Esta revolución sin duda tendrá impacto en sectores como el mercado laboral, en donde las personas podrán permanecer empleados por más tiempo, siembre que surja una cultura que no discrimine a los trabajadores de mayor edad.