Más noticias

Es hora de expulsar la rutina de la cama

Experto comparte secretos para que la rutina no afecte su vida sexual en 2019

El primer paso para lograrlo es conocer a su pareja, saber qué situaciones o hechos le parecen sorpresas atractivas, cumplir sus fantasías.
El primer paso para lograrlo es conocer a su pareja, saber qué situaciones o hechos le parecen sorpresas atractivas, cumplir sus fantasías.

Como en todo comienzo de año, hacemos la lista de las metas que se quieren alcanzar. Lo que muy pocos hacen es incluir una significativa área de su vida. Nos referimos a la vida sexual. Definitivamente no puede quedarse fuera de este proceso de autoevaluación y definición de metas.

A continuación les compartimos algunas de las tácticas que revela en su libro Crónicas eróticas el sexólogo colombiano Ezequiel López Peralta. Sonarán muy sencillos, pero les ayudarán a marcar la diferencia con pequeñas acciones que pueden evitar que la rutina sea el común denominador en sus relaciones sexuales.

1. La sorpresa como antídoto. “La sorpresa es un antídoto contra la monotonía, y en la medida en que nos sorprendemos con cierta frecuencia, se crea un estado psicológico de expectativa hacia cosas distintas que podrían suceder”.

El primer paso para lograrlo es conocer a su pareja, saber qué situaciones o hechos le parecen sorpresas atractivas, cumplir fantasías que expresó previamente y ser muy entendido en sus tiempos, pues hay que pensar cuál es el momento indicado para obtener los resultados deseados.


2. ¡Empiece a bailar! “El baile es una excelente herramienta de expresión corporal, de comunicación en la pareja y, por supuesto, algo sugerente y erótico, además de muy divertido”.

3. Juego de bocas y estímulos de piel. Según el experto, dedicar un encuentro a solo jugar con los labios puede dar rienda suelta a la creatividad, a esos besos variados e impredecibles. Otra buena estrategia puede ser el estimular intencionalmente esas zonas del cuerpo de su pareja que comúnmente pasan desapercibidas para usted, jugar con los estímulos suaves y delicados para descubrir el abanico de posibilidades que hay en la piel del otro.


4. Volver al mundo de las notas. El anticipar con pequeños mensajes paso a paso todo lo que le esperará a la otra persona puede ser un excelente señuelo para despertar el deseo.


5. El poder de una prenda nueva. Tangas pequeñas, ligas… algunas mujeres les temen a estas prendas porque sienten que necesitan de un cuerpo perfecto para su uso, pero lo cierto es que a un hombre, más que una figura ideal, le excita “ver cómo se siente cómoda con su cuerpo y la manera en la que lo mueve, lo adorna y disfruta”.

En el caso de los hombres, es importante que se comunique con la mujer para saber qué puede funcionar mejor según sus gustos: un disfraz, ropa interior provocativa, entre otros.

*Con información de emedemujer