17/05/2024
05:27 PM

San Pedro Sula

  • 28 junio 2015 /

    La verde, armoniosa, trabajadora y futurista San Pedro Sula celebra su feria patronal en ruta acelerada hacia el 500 aniversario de su fundación. El ambiente festivo, sin embargo, no desvía la atención de los sampedranos y autoridades de los gigantescos y urgentes desafíos de la ciudad, piloto del área metropolitana del Valle de Sula.

    El rezago en la atención al desarrollo urbano racional y ordenado, así como el creciente atractivo por las oportunidades de empleo que provocan el flujo migratorio masivo desde el interior del país, ha hallado eco en las autoridades que tratan de dar respuesta a ingentes problemas, cuya acumulación influye en el deterioro de la calidad de vida de los sampedranos: seguridad, infraestructura, empleo, ambiente y más, van ocupando lugar en las preocupaciones del ciudadano común ante la carencia de organizaciones comunales, instituciones gremiales o representantes políticos.

    El ambiente de hace décadas, cuando la ciudad era calificada como la de mayor desarrollo y progreso de México hasta Colombia, fue desapareciendo en la medida en que el sectarismo político se impuso a los intereses de la ciudad y la corrupción se adentró hasta lo más alto del gobierno local sin que hasta el momento haya pronunciamiento firme en los tribunales.

    Lo más notable de la administración municipal, además del ordenamiento interno, control sobre el uso de los recursos y supervisión permanente en el área de las finanzas, es el empeño en desarrollar obras de infraestructura para superar el rezago y eliminar los obstáculos diarios en los bulevares de acceso y salida de la ciudad, construidos hace más de dos décadas.

    “Hay recursos suficientes para reanudar el proceso de modernidad al que los sampedranos estábamos acostumbrados y que ahora nos urge ver materializados”, explica Osman Zavala, gerente municipal de obras públicas. Con vigilancia en los peajes, cuyos ingresos se deben haber multiplicado con el 100% de aumento, así como por la contribución por obras del Siglo XXI la ciudad experimentará un mejoramiento para ser nuevamente orgullo de los sampedranos.

    Dos asuntos en agenda siguen preocupando aún. Uno de ellos, El Merendón, por las constantes y fuertes presiones para urbanizar zonas que fueron protegidas y hoy se hallan a merced de la inversión inmobiliaria. El otro, el tratamiento de aguas servidas para disminuir la alta contaminación de ríos, quebradas y cauces en el área urbana. ¿Cuándo cumplirán el compromiso la Municipalidad y Aguas de San Pedro?

    San Pedro Sula está de fiesta, pero se mantiene izada la bandera de laboriosidad como enseña distintiva del espíritu emprendedor y dinámico con el que recuperar el verbo “sampedranizar” que se convirtió en “viral” antes de existir las redes sociales.