13/04/2024
05:57 AM

Rectificación

  • 18 diciembre 2022 /

    El arca llegó abierta y la sabiduría popular ya nos dice lo que eso significa. Menos mal que, ante el reclamo legítimo y justo, surgió la promesa de cerrarla, aunque queda la incógnita de dónde salió la iluminación para dejar al “antojo” de funcionarios en compras especiales dejando en bodega o en la cuneta la Ley de Contratación del Estado. “Piensa mal y acertarás” es el consejo clásico que conduce a aquel otro “más sabe el diablo por viejo que por diablo”, con dirección en la mirada hacia lo alto, aunque falten aún explicaciones.

    Si en nuestro país existiesen normas rígidas de prevención y acción mucha más fuerte de represión otro sería el cantar, pero la corrupción es cáncer social que contribuye, como ningún otro problema, al aumento de la pobreza. Es tal que tiene que llegar una misión de la ONU “independiente, autónoma e imparcial” para intentar adecentar el patio con tareas investigativas puntuales que “abran los ojos” a los jueces y si no es por convicción, que sea por temor al avance en el imperio de la justicia.

    Queda aquello de la emergencia, razón suficiente para agilizar compras y contrataciones por la vía directa, pero dadas las debilísimas condiciones éticas de quienes llevan adelante los procedimientos, el comportamiento de funcionarios en situaciones especiales enfila el camino de la corrupción tal y como ha venido ocurriendo por décadas. “No tenemos que ser estudiosos para estar claros de que, en un país como el nuestro, con la historia de corrupción y mal manejo de fondos, no podemos darnos el lujo de permitir compras directas”, advierte la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés

    Por ello la rectificación anunciada en el Congreso ha sido recibida con agrado, pues el documento entregado a la Cámara es atentatorio a la buena gestión administrativa. Que la suspensión de la aprobación del presupuesto no haga bajar la guardia, pues la promesa es promesa como muchas otras y en jugada de maestro ajedrecista nos pueden dar jaque mate.

    Confiamos en que el intento quede en no muy “sana” intención porque de lo contrario el hasta ahora memorándum de la ONU será más cosmético que efectivo en la lucha contra la corrupción y la eficiencia en los gastos evidenciaría más claramente los fondos sin fondo.

    La pasividad y los grandes fallos en entes contralores para defender los intereses y recursos del Estado que son los de todos los hondureños, lleva a situaciones degradantes y trágicas a causa de la ausencia del rendimiento de cuentas y transparencia sin que ello implica responsabilidad. Con gran ironía nos refiere la sabiduría popular el dicho: “No me des, ponme donde haya”.