21/05/2024
07:06 AM

Herencia africana

    Nuestros compatriotas de la etnia negra conmemoran a lo largo de estos treinta días su herencia cultural, originada en el continente de sus ancestros, misma que, pese a la inicial actitud de las instituciones educativas nacionales de desalentar el uso de su lengua materna, han logrado ser preservadas, no sin tener que hacer frente a obstáculos producto de la discriminación y marginamiento, y enriquecidas gracias al interés de las comunidades garífunas a lo largo del litoral del Caribe hondureño y de sus intelectuales, que han logrado recopilar y divulgar conocimientos y tradiciones orales plasmándolas por escrito.

    También conviven con sus compatriotas mestizos, los llamados “negros ingleses”, traídos desde las islas antillanas y Belice por parte de las multinacionales bananeras en las primeras décadas del siglo XX como mano de obra, en contratos firmados con nuestros Gobiernos. La mayoría de esta fuerza laboral optó por radicarse en nuestro medio, una vez expirado el tiempo de permanencia.

    La historiografía hondureña tradicional enfatizaba el carácter mestizo de la totalidad poblacional, con ello ignorando la riqueza étnica de la nación. Hoy, afortunadamente, tal unilateral interpretación ha sido superada gracias a estudios y análisis.

    Unos y otros han enriquecido y ampliado tales legados, integrándose exitosamente con el resto de etnias, forjando alianzas estratégicas, previa organización interna, con sus hermanos indígenas.

    Comparten problemáticas similares: la defensa de sus tierras comunales, usurpadas por particulares, en violación de sus derechos legales y ancestrales, cuya protección e integridad ha significado sangre, sudor y lágrimas, con el asesinato impune de mártires territoriales y ambientales.

    Los aportes que han dado a nuestra nacionalidad son múltiples, y trascienden lo meramente folclórico, para proyectarse en diversos campos del pensamiento y las actividades, prestigiando a Honduras y lo hondureño dentro y fuera de nuestra geografía.

    En la medida que nuevas investigaciones surjan, por parte de nacionales y extranjeros, iremos conociendo y valorando con mayor detalle a la etnia negra, desde su cuna originaria, sus periplos, en contra de su voluntad, hacia América, desde Canadá hasta Argentina, su supervivencia, adaptación y progresiva integración con el resto de nacionalidades del hemisferio occidental.

    Extendemos una calurosa felicitación a ellos, particularmente en este mes de abril, congratulándolos y congratulándonos por su presencia en esta Honduras “magnífica y terrible”, al decir del poeta.