Cuando una persona muere se sabe que ha perdido la vida; podría ser por muerte natural (fallecimiento), homicidio (matar a alguien sin que concurran las circunstancias de alevosía, precio o señalamiento), asesinato (matar a alguien con alevosía, ensañamiento o por una recompensa).

Un homicidio puede no ser siempre violento (como cuando le damos a alguien una pastilla o cualquier medicina equivocadamente), pero en la mayoría de los casos es violento, pues si un asaltante armado, por ejemplo, está queriendo asaltarme, yo le doy dos garrotazos en la espalda y de pronto cae muerto, en este caso mi intención era solo asustarlo para que se fuera, pero se murió el pobre malandro; luego, este es un homicidio y no un asesinato, pues todo fue fortuito, sin pensarlo ni con alevosía ni ventaja porque el ingrato andaba un filoso puñal dispuesto a usarlo.

Miré un titular que decía “Violento asesinato de joven periodista fue grabado en video”, una redundancia nada poética ni referencial. No obstante, dentro de la nota leí “La muerte violenta del periodista que ha sorprendido a los ceibeños ocurrió, según el video, a las 4:29”, algo que sí está correcto porque hay muertes violentas y otras que no son violentas Si alguien se ahoga o se le electrocuta pudo haber sido accidentalmente sin que nadie más interviniera.

Pero por otro lado, a veces los informadores usan indistintamente homicidio y asesinato sin saber que todo asesinato es violento, es redundante eso de “asesinato violento”; por ejemplo, a ese comunicador social, un tipo lo atacó a quemarropa y le disparó sin darle ninguna ventaja al agredido, por lo que lo correcto tuvo que haber sido “Asesinato de joven periodista fue grabado en video”

Y lo mismo ocurre con el narcolenguaje el que tantos reporteros y periodistas imitan infecciones verbales como el violento “ejecutar”, si los pistoleros (o sicarios) lo que hacen es ejecutar, es decir, llevar a cabo una muerte; ellos no ejecutan, ellos matan, asesinan con todas las circunstancias que intervienen en este tipo de muertes.

“Lo encontraron con cincuenta sacos de supuesta marihuana por lo que fue llevado ante la Fiscalía” es otra sandez oral, si desde el momento en que una autoridad policial observa un saco con hierba seca o verde sabe que se trata de marihuana; no hará el ridículo este pobre policía de saber que lo que ha encontrado son costales llenos de hojas de patastes. Lo que sí sería correcto es “Encontraron a un supuesto narcotraficante con cincuenta sacos de marihuana, por lo que fue llevado ante la Fiscalía” porque solo una autoridad judicial determinará si ese individuo es narcotraficante.